jueves, 27 de noviembre de 2014

Discernir es trascender, trascender es liberarse


Personas insatisfechas, anhelantes, deseosas de cambiar sus vidas, o aspectos de sus vidas, queriendo liberarse del sufrimiento, y cambiar sus circunstancias y sus condiciones. Personas padeciendo, y luchando. Personas prisioneras de sus mentes. Carceleras de las prisiones en las que se hacen vivir, de las jaulas en las que atrapan sus vidas y con las que limitan su experiencia de realidad.

El sufrimiento, dukkha, la insatisfacción es una constante a nuestro alrededor. Lo vives o lo ves vivir. Sufres, o ves sufrir. Yo percibo un nivel de sufrimiento constante sea donde sea que mire: desconocidos que arrastran sus vidas apagadas por las calles de la ciudad, amistades queridas y amadas que desean un cambio en lo profesional, en lo personal o en lo espiritual, conocidos que no soportan sus trabajos, familiares que afrontan un día a día turbulento, gente anónima testificando en el televisor o en la radio... El sufrimiento es una constante por menos empático que seas.

Yo digo que tu sufrimiento es una elección.

No importa lo dramático que sea lo que creas estar viviendo, no importan tus circunstancias ni tus retos, tus desafíos o la magnitud de tu tragedia, el sufrimiento es un posicionamiento elegido por acción o por omisión. Tu te haces sufrir... y puedes dejar de hacerlo.

Hace tiempo que no escribo, pero ahora quiero compartir tres grandes reflexiones sobre el sufrimiento, el deseo y la felicidad. Es mi intención que esto que señalaré tenga sentido para ti como lo tiene para mi. Si alguno de estos conceptos te lanza a explorar una dirección en la que no habías profundizado, excelente. Como una semilla que puede vivir a la espera de las circunstancias adecuadas, algunas ideas pueden permanecer a tu disposición hasta que llegue tu primavera.

Comencemos por determinar qué tienen en común el deseo y el sufrimiento.

Vas por la calle y pasas frente a un escaparate. Ahí ves algo que un momento antes no estaba en tu presente, ves algo que despierta en ti el deseo, lo quieres, con eso serás "más feliz", estarás "mejor", te sentirás "bien", te "favorece". Cuando deseamos algo ¿cómo surge en nosotros ese sentimiento? No estaba en nuestra mente y de repente está, pero ¿cómo llega a estar?

Entender el origen del deseo, te permitirá comprender como te atrapas y te permitirá trascenderlo.

¿No es cierto que para desear algo necesitas crear tiempo psicológico? Estás aquí, en este momento presente, pero cuando pasas por el escaparate tu mente te lanza a un futuro en el que, eso que te gusta del escaparate forma parte de ti. Ese futuro es imaginado, es un producto de tu mente, lo has creado tú, en una fracción de segundo. Entonces estás presente, pero imaginando un momento futuro, más o menos cercano, más o menos distante, en el que, el medio, que es el objeto de tu deseo, satisface un fin, que es proporcionarte una sensación: de felicidad, de mejoría, de bienestar...

Mejorar implica tiempo. El tiempo que imaginas es una creación de tu mente, una proyección, una fantasía. No vive más allá de tu mente y tú eres su autor.

¿Y por qué es tan importante comprender esto? Porqué al darte cuenta de que necesitas tiempo imaginado, tiempo psicológico, para desear, y al reconocer que eres el creador de ese tiempo, te señalas a ti mismo como autor de tu deseo. El deseo no es algo que suceda sin más, sino algo que creas en tu mente y que necesita la creación previa de tiempo psicológico: un momento imaginado en el que logras ese objeto.

Pero es que resulta que tu vives en el presente, no en el futuro. Tu vida se despliega en un continuo pero no llega jamás al futuro. No puedes vivir en el futuro, solo puedes imaginar el futuro, un tiempo que será vivido como solamente puedes vivir: en forma de presente.

Observa las cosas que has deseado a lo largo de tu vida y reconoce que, en el momento en el que las deseaste, eran proyecciones que tenían una componente emocional que te movía: tu querías lograr eso, querías poseer eso, querías tener eso. Da igual que fuese una experiencia, como viajar, o un objeto como un coche... Tras el deseo había el sentimiento de que tu vida "mejoraría" si lograbas eso.

Pero observa también que muchas de esas cosas que lograse no consiguieron cambiar tu vida... Crearon cierta satisfacción temporal, pero el sentimiento de insatisfacción siguió presente. La emoción que despertó cierto logro pudo ser intensa pero no persistente. Regresaste del viaje y te quedaste disfrutando de la experiencia, pero con el paso del tiempo su intensidad se moderó, y ahora apenas es ceniza en tu memoria... Conseguiste el coche y te sentiste orgulloso, especial, satisfecho o lo que fuere que creías que anhelabas, pero el tiempo pasó y mitigó la importancia que tenía dicho logro.

Deseamos y cuando logramos satisfacer nuestro deseo, este se desvanece como una pompa de jabón, y es substituido por otro, que parece más verdadero, que nos mueve de nuevo hacia al futuro, que nos hace luchar, y que nos mantiene encadenados a la misma rueda que terminará aplastándonos.

Discernir el origen del deseo es trascenderlo. Trascenderlo es liberarse.

No tienes que discernir nada, porque tu vida se desplegará perfectamente sin ello, pero si no lo haces no lo trascenderás y si no lo trasciendes quedarás atrapado en él. No es que sea bueno o malo, ni mejor ni peor, es simplemente que en la raíz de deseo hay una trampa mental que puede esclavizarte.

Si no satisfaces un deseo ¿qué sucede? Que generas padecimiento. Sufres porqué hay algo que no consigues que sea como quieres. Pero ¿qué quiere decir "que algo no es como quieres"? ¿Qué tienes que hacer nuevamente para que suceda esa insatisfacción? Tienes que crear otra vez tiempo mental.

Reconoces tu presente como menos que perfecto y a continuación ideas un futuro en el que tu realidad es distinta, tienes un trabajo mejor, una pareja mejor, una salud mejor, unas circunstancias mejores, o lo que fuere que tu creas que necesita ser diferente. Acabo de perder mi trabajo a mi pesar, y reconozco que mi presente es distinto de cómo creo que debería ser: imagino un futuro en el que tengo trabajo y en consecuencia un futuro en el que me libro de las consecuencias de este presente que vivo. Pero la realidad es que acabas de perder el trabajo, y que todo el sufrimiento del mundo no cambiará tu realidad. Tu imaginación puede lanzarte a un futuro del cual tú eres autor, en el que las cosas, serán diferentes, pero tu realidad es que vives en un presente que es como es.

El sufrimiento, al igual que el deseo, lo creamos nosotros, con nuestras mentes, de forma instantánea, cada vez que creamos tiempo mental. Tardamos una fracción de segundo en imaginar que lo que es, la realidad, puede ser diferente. En esa fracción de segundo nacen el deseo por un lado, y el sufrimiento por el otro. Sufrimos porqué creemos que lo que estamos viviendo no es como debería ser. No queremos haber vivido ese abandono por parte de nuestra pareja, pensamos que no debería de haber sucedido, que lo que debería de haber pasado es otra cosa diferente a lo que pasó... pero lo que pasó es exactamente lo que pasó. No queremos haber padecido ese accidente en el que perdimos una mano, e imaginamos que debería haber sido distinto... y luego imaginamos un pasado que solamente viven en nuestra mente, y que es diferente de lo que fue, un pasado que es construido por nuestra mente...

Sufro porqué construyo tiempo en mi cabeza. Creo algo que no existe por sí mismo, que no es más allá de la vida que le insuflo. Soy el autor del tiempo psicológico en el que me proyecto. Un espacio en mi mente en el que las cosas son diferentes de como son en realidad, y al hacerlo, creo que la clave está en luchar por ello.

Y efectivamente, en muchos casos, hay cosas que puedo hacer para cambiar lo que estoy viviendo, pero en muchas ocasiones nada de lo que yo haga cambiará los hechos.

Las decisiones que tome hoy me llevarán al futuro, que será vivido como un presente, pero nada de lo que imagine podrá cambiar lo que ha sido. Los hechos que he vivido y que me han formado, fueron y no serán de nuevo. Si me lesioné de forma irreversible, eso sucedió. Si perdí a mi hijo en un accidente, eso fue así. Puedo seguir fantaseando con regresar a un pasado diferente que solamente puedo visitar con mi mente, y al hacerlo me frustro... No puedo vivir en esa fantasía. Inventar ese tiempo psicológico añade gasolina a la hoguera de mi presente, por hacer más evidente la diferencia entre lo que es, mi realidad, y lo que deseo que sea o deseo que haya sido: mi proyección imaginada de la realidad.

El sufrimiento, el padecimiento, la frustración, son nuestras criaturas mentales. Nosotros las generamos, les damos vida, y las alimentamos. Viven en tu mente y te atrapan, y son tremendamente poderosas. Creas un monstruo que puede terminar devorándote.

Y ojo, que no digo que no debas sufrir, ni que no debas desear un cambio. Vive como quieras. Lo que señalo es el proceso a través del cual padeces. Un proceso que parece ineludible en muchas ocasiones, algo que sucede tan automática y subconscientemente, que parece necesario.

Yo digo que tu sufrimiento es una elección.

Y entiéndeme, puedo empatizar con tus emociones, sentir tu dolor, y acompañarte. Perder a alguien es tremendo. Vivir sin aceptar lo que es, es aun peor, porqué lo que es, es. Los hechos, hechos son. La interpretación de esos hechos es tuya. El significado es tuyo. El sentido o falta de sentido es tuyo. Somos seres significadores: damos sentido constantemente a lo que creemos vivir, y el proceso a través del cual lo hacemos tiene mucho que ver con nuestros hábitos, nuestra historia y nuestra forma de pensar, pero esas peculiaridades no cambian el hecho de que el autor de tus significados eres tú. Y sí, puedes elegir dar un sentido diferente a muchas de las cosas que crees estar viviendo.

Regresando al sufrimiento y al deseo, podemos ver que ambos comparten el hecho mismo de estar engendrados en el tiempo mental. Permanecer en lo que es, y  dejar de proyectarse, es una puerta a la trascendencia, y en consecuencia a la liberación.

Darse cuenta de este proceso es en si mismo trascenderlo. No hay que hacer nada. No hay que luchar por trascender, por cambiar o por modificar nada, porque al hacerlo introducirías tiempo mental. Lo que te lanzaría nuevamente a perseguir un fantasma. Hay que discernir. Observa tu mente en el proceso constante de generación de tiempo psicológico. Descubre su mecanismo. Eso es todo.

Si crees que tienes que transformarte para ser capaz de superar el sufrimiento, estás perdido. Transformarse necesita tiempo. Ese tiempo te atrapa nuevamente. No necesitas transformarte. La realización de lo que es, es algo que tiene que suceder en el ahora.

Por lo demás todo esto nos lleva a hablar del tercer punto: la felicidad.

¿Tiene sentido pensar que la felicidad verdadera (¿acaso podemos llamarle "felicidad" si no lo es?) puede ser alcanzada en el futuro? Piénsalo. Vives en el ahora, y vienes del pasado que has vivido como presente, y en ese pasado tal vez pensaste que ibas a "ser feliz" cuando lograses X: un ascenso, una pareja que te respetase, tener un hijo, conocer determinad país, lo que fuere... pero muchas de las cosas que deseaste las lograste... e igualmente sigues sufriendo y te acompaña la sensación de vacío, de falta de sentido, de incomprensión. La vida sigue siendo injusta y algunas veces hasta cruel.

Y en este momento puedes seguir imaginado un momento futuro en el que seas feliz, un momento en el que hayas logrado algo que deseas, en el que te hayas librado de algo que te hace sufrir, un momento en el que finalmente consigas X...

Pero eso es falso, es una trampa mental que puedes ver. Es un mecanismo que tienes muy entrenado y que es completamente erróneo. Tu ya has vivido eso, ya has anhelado un futuro diferente que al ser vivido como presente no fue la llave a la verdadera felicidad. Sí, tal vez te trajo momentos de satisfacción o incluso de éxtasis, pero ahora vives en un presente en el que sigues percibiendo esa insatisfacción, en tu vida, y en la de tus alegados, en tu trabajo, en tu salud, en tus relaciones personales, en tus sueños...

Yo digo que puedes ser completamente feliz ahora y que no puedes ser feliz en el futuro.

Puedes serlo ahora sea cuales sean las circunstancias que estás viviendo. No importa el reto. No importa si has descubierto que tienes un cáncer terminal, si has perdido a tu hermano, o si tu pareja te ha traicionado. Lo que es, es. Tu vives siempre en el ahora. No puedes morar en el mañana. Jamás llegarás a ese futuro que imaginas, simplemente porque tu eres el autor de esa fantasía. Mañana llegará como presente y será vivido como presente, y en ese momento puedes poner tu mente a vivir lo que estará siendo, o puedes lanzarla a perseguir un futuro imaginado, o a remover las cenizas de tu pasado.

Necesariamente tu felicidad tiene que poder expresarse independientemente de tus circunstancias. No puede depender de que logres algo, de que seas algo diferente, de que te transformes, aprendas, o consigas X. Tu felicidad es la realización de lo que estás siendo, más allá de tus circunstancias. La realización de aquello que es en ti más allá de tus pensamientos, aquello que no es tu cuerpo, que no es tu pensamiento, que simplemente es.

No puedes ser feliz en el futuro, porque el futuro es una invención de tu mente. Una fantasía sin realidad física. Una falsa salida a la aceptación de que vives la experiencia que vives por ser la única que puede ser vivida.

Yo no se que tienes que hacer con tu vida. No se qué es vivir una vida auténtica. A penas si comienzo a conocerme a mí mismo. Pero sí me atrevo a señalarte tres conceptos que tal vez puedas explorar: el origen del deseo, el origen del sufrimiento, y la naturaleza de la felicidad.

Un abrazo desde mi corazón,

vC

martes, 24 de junio de 2014

Tus decisiones serán tu historia

Finalizaba 2011 cuando me escribió un seguidor del programa Ajuste de Cuentas con una propuesta para hacerme que entendía que sería de mi interés.

Cuando me comentó el tema me dejó un poco escéptico. Su entusiasmo contrastaba con mi percepción de su idea: dar vida a los conceptos que yo compartía en mi blog, de manera que llegasen a la gente a través de un formato diferente, más fácil e impactante. Quería hacer un cómic basándose en los principales posts de mi blog personal. ¡¡Un cómic!! Sinceramente, lo primero que imaginé fue algo tipo "Mortadelo y Filemón" manteniendo una conversación sobre gestión emocional, coaching, o finanzas y no lo vi. Percibía el entusiasmo que tenía su discurso, pero mi mente no era capaz de visualizar cómo un cómic iba a poder dar vida a conceptos complejos de manera entendedora y motivante.

Pero Juan Pedro Quilón, ese es su nombre, insistía en las virtudes del formato cómic y se ofreció a hacerme llegar unos bocetos "Lo verás mejor si te paso algunas imágenes de lo que tengo en mente...". No perdía nada así que acepté y recibí un email que lo cambió todo. De repente comprendí a qué se refería con dar vida a las ideas ilustrándolas y aprovechando el poder de la imagen.
Este es uno de los bocetos que me mandó y que me permitió comprender que la idea era muy interesante y novedosa, y que su estilo como ilustrador, tenía mucha fuerza.

A partir de ahí nos pusimos manos a la obra, yo aportaba los contenidos y él su pericia para transformarlos en mensajes visuales y potentes.

El libro-cómic se ha desarrolla a lo largo de 176 páginas a color ilustradas a mano, que cubren temas tan importantes como la gestión de nuestras respuestas emocionales, o nuestra relación con el dinero, y que lleva por nombre "Tus decisiones serán tu historia".

¿Qué tienes de interesante este proyecto?

Desde mi punto de vista aporta algo que lo hace muy especial, y es el apoyarse en la fuerza de las imágenes para impulsar a la acción. Muchas personas leen libros en búsqueda de inspiración, ideas o consejos que puedan mejorar su situación personal. Alrededor de temas como el trabajo, las relaciones, o el sufrimiento, se publican muchos libros que con más o menos acierto, apuntan en esa dirección. Lamentablemente una gran mayoría de lectores terminan convirtiéndose en "coleccionistas de ideas", que no son capaces de llevar a la práctica lo que han leído.

No basta con saber lo que uno debe hacer para hacerlo y, a pesar de que el conocimiento es importante,  no es suficiente. Al menos en muchos casos hace falta algo más que el abrazar una idea conceptualmente, y ese eslabón débil suele ser la acción. Aplicar lo que uno lee, llevarlo al día a día, convertirlo en un hábito, o en un conjunto de hábitos, es lo que aporta resultados distintos, pero la mayoría de las veces las buenas intenciones terminan desvaneciéndose y los libros que las albergan acaban cogiendo polvo en una estantería.

Tus decisiones serán tu historia, quiere facilitar ese salto a la acción, transmitiendo ideas prácticas de forma que el lector sienta el deseo de cambiar sus resultados, y la fuerza y motivación para actuar.

En el alma de este proyecto está el cariño con el que hemos seleccionado tanto los conceptos, como las imágenes, los colores, los gestos, y los distintos matices de cada dibujo. De esta manera nos dirigimos tanto al hemisferio izquierdo del cerebro, sede de la comprensión lingüística, como al hemisferio derecho donde arrancan procesos sistémicos y creativos. Aprovechando el conjunto de las distintas formas en las que funciona nuestra mente queremos facilitar que nuestros lectores pasen a la acción.

El proyecto se ha ido desarrollando durante estos más de dos años y medio, y finalmente está listo para ver la luz. Hemos optado por la autoedición, esto quiere decir que, después de todo el trabajo de diseño, dibujo, ilustración, maquetación y demás, en vez de apostar por una editorial, preferimos mantener el control sobre la totalidad del proceso con lo que las copias de los ejemplares y su distribución la haremos nosotros personalmente.

Para poder financiar un proyecto de esta magnitud iniciamos una campaña de Crowfunding, que básicamente es una forma de sondear el interés que puede tener el público potencial por este tipo de producto. Lo que hemos hecho ha sido apoyarnos en la tecnología de Verkami y pedir el mecenazgo para conseguir 6.000€ que es el dinero mínimo necesario para poder sacar adelante este proyecto.

Las personas interesadas en el libro-cómic pueden hacer una aportación con lo que se reservan un ejemplar, y disponen de distintos niveles de implicación como mecenas:

Con una aportación de 20€ reciben el libro más un marcapáginas dedicado...

y con 35€ el libro, más el marcapáginas, más su caricatura digitalizada.

Si crees que este proyecto puede aportarte algo de valor o conoces a alguien a quién le pueda ir bien con un poco más de motivación, te pido que nos apoyes. Reserva un ejemplar y da a conocer nuestro trabajo. Lo puedes hacer directamente desde este link:
 http://www.verkami.com/projects/9142-tus-decisiones-seran-tu-historia

Yo estoy convencido de que hay muchas personas que sufren de forma innecesaria porque no son capaces de acceder a sus propios recursos internos, no saben como ponerse al timón de sus vidas y cómo generar nuevos resultados, y también creo que muchas de esas personas podrían simplificar mucho más sus vidas solamente con dotarse de nuevas ideas y aplicarlas paso a paso.

Este proyecto contiene algunas de las ideas troncales de mi forma de pensar y de ver el mundo. En él comparto mi filosofía personal sobre muchos temas controvertidos e importantes y lo hago desde el corazón. La totalidad del dinero que recaude con este proyecto lo donaré a una organización que apoye a la sociedad como La Cruz Roja o Intermon Oxfam.

miércoles, 14 de mayo de 2014

¿Cómo elegir carrera?


En nuestra sociedad llega un momento en el que los adolescentes deben decidir qué van a estudiar. En ese punto algunos lo tienen muy claro, siguen una vocación que quizás descubrieron con anterioridad, pero otros muchos comienzan a dudar. ¿Qué quieren ser de mayores? ¿Deben elegir con el corazón o con la cabeza? ¿Qué estudios son "mejores"?

Son preguntas muy importantes en un momento en el que, la capacidad de anticipar el futuro, es muy imprecisa. Una elección "equivocada" puede sumirnos en un camino insatisfactorio cuyas consecuencias no vivamos plenamente hasta mucho más adelante.

Este fin de semana, en una cena-debate con unos amigos, surgió el tema. Su hija adolescente compartió que había decidido estudiar veterinaria. Le encantan los caballos y es decisión parecía satisfacerla. Pero justo después de que compartiera su decisión llegó la crítica: quizás no era la mejor carrera para ella... Luego dijo que también había considerado la posibilidad de estudiar criminología y nuevamente la crítica: quizás tampoco es una buena idea...

Hay muchas formas de evaluar lo que es "mejor"... podríamos intentar encontrar aquello que nos hará ganar más dinero, o aquello que tiene mayores salidas profesionales, aquello que es más divertido, más agradable, o que se ajusta mejor a nuestro carácter y personalidad...

Mi posición es muy clara en este sentido: uno debería de estudiar dos cosas: 1) aquello que le dicte su corazón, que le satisfaga, que le motive, inquiete y estimule... Eso es fundamental porque es posible que dediquemos mucho tiempo a su estudio y mucho más tiempo a su ejecución práctica. Hay que seguir los dictados de nuestro corazón y aprovechar la extraordinaria oportunidad que nos supone vivir para expresarnos a través de aquello que más nos gusta. Ahora bien, ¿qué pasa con la parte crematística de la cuestión? ¿no se supone que uno estudia para ganarse la vida? y en ese caso ¿no es cierto que hay carreras con más salidas que otras? Si, así es, pero ¿cuál es el factor determinante del éxito profesional? Desde mi punto de vista no es aquello que uno estudia, sino cómo se proyecta profesionalmente, que son dos cosas distintas.

Conozco psicólogos, por poner un ejemplo, que se ganan muy bien la vida, y otros que, con la misma o parecida formación, apenas logran subsistir... Conozco personas que han estudiado ADE que aceptan trabajos que nada tienen que ver con su preparación, abogados de carrera que terminan trabajando en un departamento de atención al cliente, o diseñadores que venden ropa en una tienda... ¿son los estudios la variable que determina el éxito profesional o hay algo más?

Aquí es donde entra lo segundo que uno debería estudiar: 2) cómo hacerse una clientela. Uno debería aprender que son dos cosas distintas y que, por un lado están las habilidades técnicas, y por otro las habilidades que nos sitúan en el mercado, que nos ayudan a identificar a quién podemos aportar valor, y que nos señalan de qué manera debemos de comunicar dicho valor. Habilidades de comunicación, de marketing de servicios profesionales, de networking, habilidades relacionadas con la creación de un perfil profesional, una marca y una reputación.

Creo que son estas las variables que hay que tener en cuenta a la hora de elegir carrera: sigue tus sueños y complementa tu formación con buenas habilidades para hacerte una clientela. Y luego dará igual qué haya estudiado porque terminarás haciendo algo que te gustará mucho hacer, y sabrás como venderlo y hacerlo llegar al mercado.

No basta con tu preparación técnica para hacerse un lugar en esta sociedad, es imprescindible acompañarla de otro tipo de habilidades. Lamentablemente no nos las enseñan durante nuestro periodo de estudio formal, y en muchos casos ni nos las señalan como importantes, pero si reflexionas te darás cuenta que, más allá de la preparación formal que uno tiene, hay otro conjunto de habilidades que van a incidir de una forma determinante en la proyección profesional, y a las que debería de tratarse con la importancia que merecen.

Conozco a demasiadas personas que están sobradamente preparadas en su vertiente técnica, pero que son verdaderos analfabetos en proyección profesional. Los encuentro frustrados en puestos de trabajo mal remunerados o en sectores diferentes a los aspiraban de jóvenes.

Por suerte, o al menos así lo creo yo, este conjunto de habilidades se pueden aprender y cualquiera está en condiciones de llegar a hacerse una clientela en el sector de desee, ya sea trabajando directamente como empresario, subcontratando sus servicios como profesional liberal, o vendiendo su tiempo dentro de un departamento en una organización.

vC

domingo, 5 de mayo de 2013

Un ejercicio de confianza

Hace algunas semanas leí un artículo escrito por una persona desconocida, una pieza que se perdió en la red pero que me tocó el corazón... Después de varios días de darle vueltas he recuperado ese texto para compartirlo contigo. He traducido las palabras de ese autor anónimo para que reflexiones... por si también te tocan a ti el corazón... y te dejo la imagen para que mires la cara de la artista a ver si eres capaz de leer lo que dicen sus ojos.

"Marina Abramovic es una artista conocida por sus deseos de explorar los límites de lo que haría un artista en el nombre del arte. Si obra más conocida es "The Artist is Present" donde se sentó sin moverse durante 736,5 horas a lo largo de tres meses, invitando a los visitantes a sentarse frente a ella y a mantener contacto ocular durante tanto tiempo como quisieran.
Una de las piezas más valientes fue un ejercicio de confianza donde les decía a los visitantes que no se movería durante seis horas sin importar lo que le hicieran. Dispuso 72 objetos que podían ser utilizados por sus visitantes de forma agradable o destructiva, desde flores hasta un collar de plumas, un cuchillo, o una pistola cargada, en una mesa cercana e invitó a los visitantes a que los utilizaran como quisieran.
Inicialmente, tal como dijo Abramovic, los visitantes se mostraban pacíficos y tímidos, pero la violencia escaló rápidamente: "La experiencia que aprendí es que... si dejas la decisión al público, pueden matarte... Me sentí realmente violada: me cortaron las ropas, clavaron pinchos de rosa en mi barriga, una persona me apuntó al a cabeza con la pistola, y otra persona la apartó. Creó una atmósfera agresiva. Exactamente después de seis horas, tal como había planeado, me puse de pié y comencé a andar hacia el público. Todos salieron corriendo evitando la confrontación".
Este experimento reveló algo terrible acerca de la humanidad, parecido al experimento de Philip Zimbardo con la prisión, el experimento de obediencia de Stanley Milgram, en los cuales se demostró la facilidad con la que las personas se pueden hacer daño unos a otros bajos circunstancias poco usuales.
Este experimento mostró cuan fácil es de deshumanizar a una persona que no ofrece resistencia, y es especialmente poderoso porqué desafía lo que solemos pensar que sabemos de nosotros mismos. No creo que nadie de los que lea esto piense que las personas de su entorno sean capaces de hacer ese tipo de cosas a otro ser humano, pero esta obra demuestra lo contrario."

Sinceramente este tipo de actos me dejan muy consternado, decepcionado y triste. Luego me recuerdo que uno tiene que ser el cambio que quiere ver en el mundo.

sábado, 15 de diciembre de 2012

80 milisegundos en el pasado

¿Podemos vivir en el presente? De hecho ¿es meramente posible para nuestro cerebro hacer eso? En este vídeo (en inglés) te explicarán que no... fenoménicamente no es posible y hay un retraso entre lo que crees que es el presente y lo que el presente es.

¡Me ha parecido muy interesante!

viernes, 30 de noviembre de 2012

¿Cómo de pequeño es pequeño?

Escuchamos hablar de la Nanotecnología, que si estará presente en los ordenadores del futuro, que si la medicina y la ingeniería la utilizarán de forma habitual el día de mañana, pero ¿qué significa exactamente que algo sea "nano"? He aquí una corta animación que permite hacerse una idea de este concepto: Vía meneame.net