martes, 13 de abril de 2010

Aprendizaje indirecto


Si repasamos lo que hemos vivido probablemente seamos capaces de identificar momentos en los que pasamos por situaciones complicadas que exigieron lo mejor de nosotros mismos. Quizás en esos momentos no fuimos conscientes de lo que dichas experiencias iban a modelar nuestro futuro, pero ahora, desde el futuro de aquellos momentos, podemos dar sentido a lo que nos tocó vivir y verlo con otros ojos.

Es habitual que la vida nos presente retos inesperados, situaciones que es fundamental enfrentar y sobrellevar,... Algunas veces es sencillo capear el temporal y otras veces es mucho más complicado, pero suele ser común el que las personas que están pasando por dificultades no tengan la experiencia de que eso vaya a enseñarles nada,... es como si no fueran capaces de hacer una lectura positiva y capacitante a lo que viven.

Con el paso del tiempo uno puede analizar el pasado y entender que fuero esos ciertos retos claramente identificados los que llevaban escondidos la semilla del cambio y que, sin esas experiencias, sus vidas no sería hoy lo mismo.

Me gusta pensar en Daniel San, el protagonista de la película Karate Kid, pq hay muchas cosas que uno aprende sin darse cuenta de que las está aprendiendo,... igual que él, que aprendió ciertos fundamentos del karate puliendo coches y barnizando vallas, ignorando que, detrás de cada pincelada había una lección.

Tb tu vida está llena de experiencias que pueden marcar una diferencia, lecciones que interiorizas a un nivel subconsciente y que quizás formarán parte de tu mañana. Ser consciente de ello hoy, en este momento, puede ayudarte a que te des permiso para fluir, para ir con lo que estás viviendo, con lo que es.

Detrás de cada reto que te toca vivir hay el regalo de una lección disponible para el que sabe mirar.


3 comentarios:

elena delucca dijo...

Me ha gustado mucho esto porque es precisamente lo que estoy viviendo AHORA. Gracias, Vicens por tu mirada limpia y optimista. Un saludo.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Sí, no hay ni una sola persona ni una sola experiencia que no te aporte enseñanza. Sólo hay que estar atentos para verlo.

EVA dijo...

Me encanta esta reflexión. Hay veces que se hacen las cosas demasiado automáticamente y sin darles importancia, otras se toman como un castigo, raramente nos planteamos que nos vayan a servir positivamente para un futuro. Casi todo, en mayor o menor medida, va a influir en el futuro, sobretodo si nuestras vidas estan en contínuo cambio, si progresamos, en nuestras manos está la opción de aprovecharlos!