jueves, 28 de julio de 2011

El enemigo no está ahí fuera

Watzlawick solía contar la anécdota del borracho que, en plena noche anda a gatas debajo de una farola cuando una persona se le acerca y le pregunta si puede ayudarle. "Estoy buscando la llave de mi casa" le dice el primero. La segunda persona se pone también a gatear al rededor de la farola con la intención de ayudarle y un rato más tarde, sin éxito, le pregunta "¿Está usted seguro de que perdió la llave aquí?" a lo que el borracho responde "No, la llave la perdí al otro lado de la calle, pero aquí está iluminado".

Decía este excelente psicoterapeuta que muchas personas hacen lo mismo, y buscan la solución a sus problemas en el lugar equivocado. De esa manera se condenan al fracaso.

Hace unas semanas comía con Uxío Fraga y con José Luís Landabaso, cuando José Luís hizo un comentario que me dio mucho que pensar. Él gestiona el proyecto del simulador de Bolsa "La Bolsa Virtual" y organizan concursos de trading en los que, los más de 70.000 usuarios que tienen su plataforma pueden operar en simulado y poner a prueba sus habilidades en un entorno seguro. La idea es que al finalizar el concurso haya un ránking con los que han ganados más en primer lugar, luego los que han ganado menos, etc.

Lo que me sorprendió es que José Luís decía que en todas las ediciones había quedado entre los cinco mejores participantes con una dedicación marginal de tiempo y energía. ¿Cómo podía ser que alguien que no tiene el trading como principal foco de atención sea capaz de destacar sobre todo el resto de participantes y con una dedicación mínima?.

Pensé que tal vez tenía un cierto talento innato para el trading y que estaba delante de uno de esos traders "naturales", pero luego comentó su secreto... No es que él lo hiciera mucho mejor que los demás gracias a su habilidad, es que los demás lo hacían mucho peor que él.

José Luís comentó que se limitaba a apuntarse a las competiciones y que no solía tomar operaciones. De esta manera no perdía su capital inicial y, como sea que el resto de participantes operaba y perdía, una y otra vez, él se iba situando en la parte de arriba de la tabla.

¡Fantástico! Eso indicaba una vez más que la gran mayoría de participantes perderán su dinero (en este caso dinero virtual)... También indica que tomar las operaciones contrarias a las suyas es de largo una mejor idea, y otro punto a destacar: si la gran mayoría de personas buscan la consistencia, o sea ganar, y la gran mayoría lo que logran es perder de forma consistente, ¿no será que están buscando la solución a sus problemas debajo de la farola equivocada?

vC

5 comentarios:

Lorenzo dijo...

Jejeje...un Genio!!!

Milagros dijo...

Muy buen símil, para tener en mente, un abrazo, mili.

José Luis de las Muelas dijo...

Ostras qué bueno!!! jajajaja

José Luis Landabaso dijo...

Gracias por el apunte Vicens.

En efecto, no tengo un talento innato para el trading. En muchos de los retos a los que me he apuntado he acabado de los primeros precisamente por no hacer nada. Un 0% de rentabilidad es suficiente para quedar entre los mejores en muchos de los retos.

Por supuesto, la gracia está en ver los que obtienen rentabilidades positivas y seguirles y aprender de ellos.

Gracias de nuevo Vicens!

Tania Lozano Fernández dijo...

La foto es muy molona. Gracias por el post. He encontrado la solución a mis problemas: busco monederos en farolas equivocadas. Debe ser eso seguro. BTW, quien dice monederos dice maquillaje, llaves, dni, bolsos, chaquetas... En fin, gracias por tu iluminación, jeje ;-)