viernes, 18 de septiembre de 2009

Cervatillos en la noche

Para desarrollar un proceso de coaching exitoso siempre me ha sido útil pensar en fases.

Alguien está obteniendo un resultado que no le satisface en alguna área de su vida: no gana lo que quiere, no está bien en su relación de pareja, no dispone de tiempo libre para estar con su familia, no le encuentra sentido a su vida...

Lo primero es definir qué es exactamente lo que queremos, cual es el objetivo, la meta hacia la que deseamos ir.

Lo segundo es identificar un plan de acción que sea capaz de llevarnos a conseguir lo que queremos.

Lo tercero es emprender la acción y aplicar ese plan de forma sistemática y regular.

Lo cuarto es medir si nos vamos acercando o no, a nuestro objetivo para poder aplicar medidas correctoras.

Eso es todo. Si alguien pasa por esas metas conseguirá lo que desea.

Ahora, bien, resulta que en muchos casos las personas están insatisfechas con sus resultados y se quedan bloqueadas, incapaces de moverse hacia adelante. ¿Qué está pasando para que alguien se atrape en un trabajo que aborrece, en una relación de pareja que ha dejado de ser lo que quería o en un estilo de vida que le consume? ¿Qué está pasando para que esta persona no actúe a favor de su mejor interés? ¿Por qué no avanza?

Para mi está claro:
  1. No ha definido su objetivo con claridad. Sabe lo que no le gusta pero es incapaz de definir lo que sí le gusta. Su trabajo le resulta muy desagradable y penoso pero no sabe qué trabajo desea.
  2. Habiendo definido su objetivo no ha diseñado un plan de acción capaz de llevarle a su meta. Así, por más que uno sepa lo que quiere, sino conoce el camino a seguir es poco probable que lo consiga.
  3. Teniendo un plan de acción no lo aplica. No tiene mucho sentido disponer de un mapa hacia el éxito si no das los pasos necesarios para conseguirlo.
  4. Se está aplicando el plan equivocado y no se miden los resultados. Si no sabes medir tu progreso quizás estás invirtiendo muchos recursos en algo que no tiene el potencial de llevarte a tu meta.
En cada uno de estos 4 grandes bloqueos hay medidas que un coach puede promover, pero hay uno que me resulta especialmente relevante: el bloqueo número 3: no aplicar el plan de acción.

Hay mucha gente atrapada ahí. Saben lo que quieren y saben lo que tienen que hacer para lograrlo y, a pesar de ello, son incapaces de moverse de forma decidida hacia su meta. No actúan, no aplican, no hacen,... se quedan soñando con lo que les gustaría lograr sin hace lo que está en su mano.

En mi experiencia como coach este comportamiento, en muchos casos, se puede atribuir a falta de motivación que deriva de la falta de claridad (el objetivo no está lo suficientemente definido, o su impacto es menor, o no es ecológico, o no es posible, o no es prioritario...). Si alguien tiene un motivo suficientemente grande actuará sin pensarlo dos veces...

Detrás de este bloqueo suele estar tb el miedo: falta de confianza, anticipar un resultado negativo, consecuencias negativas por actuar, falta de recursos,... En algunos casos este miedo es justificado porqué deriva de una valoración ajustada de la realidad, pero en otros casos se trata de un espejismo. Ahí es donde el papel del coach es determinante.

Tú sabes que si no tienes dinero trabajando para ti, te estás condenando a seguir trabajando por dinero.

Sabes qué consecuencias tiene para ti tener que dedicar las mejores horas del día y los mejores años de tu vida a trabajar por dinero.

Imaginas con claridad lo que supondría disponer de ingresos pasivos que entrasen en tu economía sin tener que dedicar tiempo a ello.

Conoces el poder del interés compuesto.

Sabes cómo ahorrar y tener un excedente para poner a trabajar.

Conoces varias formas de invertir (el GAD, el Twinvest, el sistema Semillas, o el Top 10,...) o podrías conocerlas.

Así que si no tienes dinero trabajando para ti... algo está fallando.

No te conozco y no se qué ganas, qué gastas, en qué trabajas, cómo es tu familia,... pero se que eres humano (eso espero), así que te dejas cazar por las mismas trampas que los humanos.

Yo me dedico al trading y me muevo por probabilidades. En un entorno incierto y cambiante es lo que me mueve hacia adelante. Lo más probable es que:

1. No tengas suficiente claridad sobre la importancia de tener dinero trabajando para ti (de hecho si la tienes, y una parte de ti lo ve con absoluta transparencia, pero otra parte no quiere que pierdas así que crea una trampa en tu mente para mantenerte parcialmente ciego).
2. No creas que eso sea posible en tu caso pq tu eres humano pero eres distinto a todos los demás humanos y tus circunstancias son completamente diferentes,... claro (este es el efecto de tu mente evitando que fracases).
3. Creas que eso es muy peligroso (tu mente de nuevo, justificando que no actúes para evitar tener que enfrentarte al fracaso y privándote de un futuro con muchas más opciones...). Lo que es peligroso es pasarte 45 años yendo a la oficina a trabajar y luego morir.
4. Te falta un empujoncito... alguien que te coja de la mano y te ayude a dar ese primer paso y luego ese segundo hasta que vuelvas a confiar en tus posibilidades.

Si no actúas eres como un cervatillo que al cruzar una carretera de noche queda deslumbrado por los faros de un coche y, en vez de dar un salto y quitarse de en medio, se queda paralizado viendo como las luces se acercan rápidamente,... puede actuar, pero se condena a esperar la muerte.

No hagas como ese cervatillo y actúa. Está en tu mano el conseguir lo que es importante para ti. Cree que es posible para ti pq así es. Eres como cualquier otro ser humano, tienes capacidad suficiente, pero estás entrenado a perder. Si el plan que estás siguiendo no es suficientemente bueno reconócelo y cambia. No te quedes quieto pq el tiempo se acaba.

Yo intento empujarte desde aquí, pero tú tienes que tomar tu propia mano y avanzar hacia lo que quieres. Está ahí esperando a que te decidas.

7 comentarios:

Novatos Trading Club dijo...

Muy Buena entrada esta. Excelente.

Sin duda la fase que más me cuesta es la de saber lo que quiero.

En una entrada anterior, preguntabas qué querría de mi vida, suponiendo que ya fuera rico y me hubiese hartado de viajar. La verdad es que llevo muchas semanas pensando en ello y sigo sin verlo claro.

Hace un tiempo ya que estoy luchando por la libertad financiera y los pasos 2, 3 y 4 los estoy llevando bastante bien.
El definir qué quería en este caso fue fácil, no me llevó ni un par de semanas.

Pero el ¿Y después? ¿Qué quiero después? Esa pregunta me machaca porque no le encuentro respuesta.

Ahora quiero ser rico por no tener que ir a trabajar sin ganas la mitad de los días, para ser un tipo felizmente ocupado en lo que le interesa, para comprarme un helicóptero y volar por ahí, para viajar, para comprarme todas las pijadas tecnológicas y automovilísticas que se me ocurran...

Pero eso, en esencia no es nada. Más que nada, ahora quiero ser rico por el mero hecho de conseguirlo, de demostrarme que puedo dirigir mi vida hasta el extremo de hacer lo que muy pocos se creen capaces de hacer.

Sigo buscando mi verdadera motivación y, a veces, me desespera llevar tanto tiempo buscándola. Da la sensación de que no la voy a encontrar, sino que me la voy a acabar inventando para acallar mi mente.

Lo que más me impresiona de ti, Vicens, es que, por lo que puedo ver y leer sobre ti, siempre estás ocupado en cosas que te gustan, estás metido en asuntos que te cuestan esfuerzo, pero que te devuelven resultados. Da la sensación de que siempre tienes el cerebro funcionando al 100%, la motivación siempre alta, nunca caes en el ostracismo y constantemente te vas apuntando tantos en tu curriculum vital interno. Cuando te vayas a morir y eches la vista atrás dirás "Cuántas y qué cojonudas cosas he hecho en mi vida". Me gustaría ser como tú en ese aspecto.

Tu frase que más me ha impresionado es "Si no te gusta tu vida, rediséñala".

Al no tener un objetivo en la vida, tengo una sensación de vacío tremenda ¿Cuál es tu objetivo que te permite mantenerte tan motivado, tan activo y tan eficiente siempre?

Cuando te vi por primera vez pensé que eras el protagonista de AdC, pero ahora veo que eres un especialista de la optimización de la vida humana. Al menos, contigo, sí que ha dado resultado.

Gracias por todo y perdón por el ladrillo. A veces si no escribo no soy capaz de interpretar mis pensamientos.

Ivan dijo...

Pues a mi la frase que mas me ha gustado ha sido "Yo me dedico al trading y me muevo por probabilidades".Genial

Maria dijo...

Yo creo que es una cuestión de prioridades.
Es fácil distraerse con la familia, el trabajo, la vida social, etc.y olvidar que todo lo que ahorres te permitirá en unos años vivir como siempre has querido.

Tampoco ayuda el entorno: queda mal decir que quieres ser rico, lo sé por experiencia propia. No encontrarás muchos apoyos, la gente te mira con ironía o te quiere hacer sentir mal.

Tenemos mucho que aprender de los norteamericanos. Son muy profesionales, trabajadores y tienen grandes sueños y ambiciones.
Pero no van a comprar la bonoloto todos los días, sino que creen en su potencial, se preparan, se forman y trabajan hasta conseguir su objetivo.
Claro que aquí se vive muy bien, pero se puede vivir mucho mejor:)

Sergio Machés dijo...

Estoy perplejo ante la gente que se dedica a quejarse de los resultados de su fórmula de vida y no hacen nada por cambiarlo. Esas que comentas que se pasan la vida trabajando por dinero en un trabajo que no les gustan. Es más, a menudo me encuentro con personas que pese a no haber hecho de su vida algo que les guste, se permiten dar consejos sobre cosas que desconocen como emprender o mejorar. Son esas mismas personas que se pasan una hora en un atasco todas las mañanas, nueve horas en una oficina cutre... y luego no tienen tiempo para leer, o pensar en mejorar porque están muy cansados. Son los que te dicen que los ricos son todos malos, que el dinero corrompe, que nadie consigue las cosas limpiamente...

Parece que lo de "mal de muchos consuelo de tontos" es la máxima por la que se rigen demasiadas personas, sin darse cuenta que cuanto más promocionen su estilo de vida más personas insatisfechas como ellas habrá.

Por suerte siempre te puedes pasar por este blog y leer, y reforzar la guardia a las puertas de nuestras mentes, para que nadie tire basura en ellas.

De nuevo, gracias, Vicens.

Airam del Cristo dijo...

===================================
"La mayoría de las personas que fracasan, se dejan influenciar con facilidad por las opiniones de los demás". ~ Napoleon Hill. Piense y hágase rico.
===================================
===================================
"La mayoría de las personas no están conformes con la vida que llevan, sin embargo, no hacen nada por cambiarla; sólo se quejan". ~ Fernando Moreno. El Negocio Perfecto.
===================================
;)

Jota dijo...

joer vicens cada vez que escribes un post así, es como si lo estuvieses haciendo para mi y me estuvieses echando la bronca, espero pronto poder dar más pasitos, bueno no eso suena a cobarde, espero pronto poder das más pasazos.

Juan Luis dijo...

Vicens, necesitaba leer estas cosas porque me identifico totalmente con muchas de tus entradas. Gracias por lo que haces por nosotros.
Juan.