miércoles, 15 de junio de 2011

¿El cielo en la tierra?

La semana pasada estuve en Formentera.

He estado otras veces, y la verdad, cada vez que regreso de ese paraíso pienso lo mismo: uauuuuu!

Que grande es esa isla. No en tamaña, se recorre rápidamente de punta a punta, pero si en cuanto a lo que uno puede vivir ahí.

Tengo un amigo que hace años se hizo una pregunta trascendente: "¿Estoy viviendo la vida que deseo?"... y llegó a la conclusión de que no. Muchas personas llegan a esa misma conclusión, pero mi amigo, a diferencia de otros, decidió actuar.

Él conocía Formentera de haber estado ahí en otras ocasiones y pensó que era el mejor destino posible "Si pudiera decidir pasar el resto de mi vida en un lugar, querría que fuese ese". Y lo hizo. Otro muchos nos quedamos con el anhelo de un cambio, pero no actuamos. Él decidió que lo que tenía que hacer era ser congruente con su deseo así que organizó su "salida" y se fue.

Para ello tuvo que renunciar a un trabajo estable, a una casa (que puso en alquiler), vendió su coche, su moto, su autocaravana... y se fue a vivir a Formentera. Tan simple como esto.

¿Pero de qué vas a trabajar? Le decíamos muchos. ¿Qué harás para superar la soledad en los largos y solitarios inviernos?. Y a todos nuestras reflexiones él contestaba con una sonrisa.

Ni que decir que sus amigos pensábamos que estaría de vuelta en pocos meses... pero lleva más de seis años ahí y es poco probable que regrese a la península. ¿Para qué iba a hacerlo si lleva el estilo de vida que muchos desean tener? Se levanta a una hora razonable, se ocupa de sus asuntos por teléfono o por email, hace un poco de ejercicio con la bicicleta o con la piragua, nada, toma el sol, se relaja, prepara la comida, recoge a su pareja (que tuvo el atino de seguirle en la aventura), comparten una charla distendida, por la tarde después de la obligada siesta, queda con algunos amigos para discutir algún tema de interés...

Pasar esto días con Jordi y con Vanesa ha sido muy inspirador, muy relajante, y muy agradable. Se nota que han dejado atrás muchas de las preocupaciones que tenemos el resto de mortales: las prisas de la ciudad, el estrés, muchas preocupaciones...

Una de las personas más congruentes en este sentido es Tim Ferris, el autor de "La semana laboral de 4 horas", libro que te recomiendo con mucho cariño. Un día, en su veintena, se dio cuenta de que, a pesar de estar ganando mucho dinero con su negocio internacional de venta de productos dietéticos, tenía que dedicarle más de 50 horas a la semana... Pensó que eso no era vida y decidió encontra una solución. "¿Cómo podría disfrutar ahora, no a los 65 años, de las cosas más interesantes de la vida?... ¿Qué debería hacer? ¿Qué cambios serían necesarios"... Lo pensó... y lo hizo.

En fin, deseo que encuentres el valor necesario para cuestionar si lo que estás viviendo es lo que deseas, y en caso contrario, decidas actuar a favor de tu mejor interés.

Yo lo estoy haciendo.

Un fuerte abrazo,

vC

4 comentarios:

elena delucca dijo...

Qué lindo que compartas esto...hay tantos cambios de rumbo, Vicens...en tanta gente que conozco, en la gente que me rodea, en la gente que no conozco y que sé de oídas. Inlcuso yo estoy en ese tránsito, y ahora mismo me siento feliz porque simplemente escucho lo que desea mi voz en este AHORA y momento presente. Podemos hacer tantas cosas y ser tantas cosas!...me ha gustado mucho este post. Ha sonado como a relajado total ;). Gracias por compartirlo.

Itziar Crespo dijo...

Holaaa,
yo ya he decidido dónde y cómo quiero vivir, es mas complicado que lo de tu amigo, pero ya he empezado, no tengo fecha de partida, pero tengo muy claro que lo voy ha hacer.

Un saludo.

Gonzalo GJ dijo...

Y de qué vive tu amigo ahora?
Porque comentas que dejo un trabajo fijo, y supongo que de algún modo tendrá que alimentarse no?
Gracias

Carme dijo...

Formentera, quin petit i gran paradís alhora!!
Sempre he pensat que viure allà ha de ser fanatàstic, o a Eivissa, tranquilitat,paisatges idílics, vida tranquila,platges solitàries gairabé tot l'any, sense els tumultos que es formen a l'estiu.
Pero de moment ho deixo per més endavant, qui sap si algún dia...la vida dona tantes voltes! de moment soc feliç amb la vida que porto.

una abraçada