miércoles, 6 de abril de 2011

Hemos estado en el Ayuntamiento de Solsona


Este lunes comencé una colaboración con el Ayuntamiento de Solsona dentro del Plan de Ciudadanía e Inmigración.

Consistió en la creación de un taller de trabajo, dirigido a personas desempleadas, con el objetivo de aumentar su ocupabilidad.

Una de las cosas que más me sorprendió fue el perfil de los asistentes. La gran mayoría eran mujeres con estudios universitarios. Yo esperaba una presencia mayor de personas con un perfil menos competitivo.

En la primera sesión nos centramos básicamente en dos aspectos:
  • -Reflexión sobre la necesidad de cambiar nuestra propia realidad, de gestionar nuestra propia "crisis", de empezar a pensar de forma diferente, para poder actuar de forma distinta, de romper las pautas con las que algunas personas se condicionan y que les alejan del éxito.
  • Trazar algunas grandes líneas de exploración para encontrar cursos de acción diferentes y llegar a encontrar trabajo por medios alternativos.
Desde mi punto de vista la variable más importante es la de tipo emocional. Tal como compartieron algunos de los participantes, cuando una persona se encuentra desempleada y ve como va pasando el tiempo y sus resultados siguen siendo nulos, comienza a sentir la presión y el miedo a no lograrlo. Este miedo, esta respuesta emocional negativa, está bloqueando la acción firme y comprometida que es la "única" manera de encontrar la salida.

Como comentamos en el taller, muchas veces lo que se interpone entre una persona y su objetivo es esa misma persona.

vC

4 comentarios:

elena delucca dijo...

Eso me recuerda a las charlas que voy a dar próximamente en Barcelona acerca de las emociones, "llamadas negativas". Es maravilloso el poder dirigirnos a esas emociones y hacerlas aliadas de nuestros objetivos. Me parece muy bien lo que estás haciendo ya que creo que es imprescindible y fundamental que no nos fijemos tanto en lo que está sucediendo fuera sino que comencemos a proyectar desde dentro. Los medios de comunicación deberían estar en parte de la última fila para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos puesto que no son muy positivos que digamos en cuanto a información nutritiva, que vaya a apoyarnos en lo que realmente deseamos. Me encanta encontrar a gente como tú, con ese impulso apasionado de cambiar las vidas de otros, si ellos lo permiten. Salu2! y enhorabuena!

Carmenchu dijo...

Entiendo muy bien a esas mujeres.
Yo estuve 8 meses sin trabajar y es horrible observar y sentir como tu propia mente te atrapa...comienza una espiral de tristeza, de falta de energía...

Necesitaba sentirme útil, a parte de lo económico obviamente...Me apunté a todo el voluntariado que pude, mis mañanas eran talleres, en vez de condenas en casa sola...

Volví a estudiar otra carrera ( mi tercera)y eché todas las becas posibles a mis 4o años...conseguí dos años consecutivos una beca de investigación I +D+i...ahora ésta es mi PASIÓN =INVESTIGAR...

Dura y compleja la vida de una becaria ,pero todo menos estar cruzada de brazos...

Hay una estrecha relación entre el dinero y la energía vital...así qué sino entra el dinero hay que movilizar tu energía física -el doble - para saltar la mente y hacerla un CRACK...

Un par de páginas para esas lindas mujeres y todo el que las necesite:

http://www.teayudamosencontrartrabajo.net/ ( también en Facebook )

Sarita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sarita dijo...

Fantástico el enfoque de la primera sesión, dado que si una persona no resuelve aspectos emocionales que le bloquean difícilmente podrá implementar estrategias efectivas de búsqueda de empleo. Ej.: un estado de ánimo decaído puede provocar que esa persona no dedique el tiempo ni los esfuerzos suficientes en realizar acciones para conseguir trabajo, que a su vez retroalimentarán una actitud negativa.

Un saludo,

Sara Jurado