viernes, 17 de julio de 2009

Dame una limosna por favor

¿Qué tipo de condicionamiento social hemos mamado que hace que estemos perfectamente dispuestos a pasar el resto de nuestras vida suplicando por un poco de almoina?

Hablo con personas de todas partes, de todos los sectores, edades, nivel de estudios, sexos,... y por más diversidad a la que me enfrente, veo perpetuarse el mismo patrón: "Que otra persona me haga las cosas fáciles y que asuma él los riesgos. Yo quiero un puesto de trabajo, fijo, con un horario limitado, en el que no tenga que desplazarme mucho y que además me paguen bien".

Bueno, y ¿dónde está ese espíritu conquistador que es capaz de dejar de estar de rodillas y de avanzar a por lo que desea? ¿De dónde nace esa tendencia social a preferir mil veces el que otra persona me diga lo que tengo que hacer, de manera que pueda limitarte a obedecer como una ovejita, en vez de tomar mis propias decisiones?

Entiendo nuestra historia reciente y lo interesante que era para los primeros burgueses el disponer de mano de obra cualificada que llevase sus negocios. Y tb entiendo el deseo de poder prepararlos y formarlos en escuelas y universidades para que, a cambio de calderilla, les hicieran cada vez más ricos y prósperos. Lo que no concibo es que, a día de hoy, ese condicionamiento que una vez nació para formar a trabajadores de fábrica, siga establecido cual meme autorreplicador.

¿Dónde está la inquietud por se dueño de tu propio destino?

¿Pq vivir de rodillas y suplicar como un mendigo la caridad de otras personas?

¿No ha llegado ya la hora de recuperar un poco la dignidad y hacer algo al respecto?

Lo que más me preocupa es la pasividad con la que las personas afrontan su "suerte" y las excusas con las que mitigan su disonancia cognitiva. "¿Pero qué voy a hacer si mis padres no son ricos? Además, al menos este trabajo me da de comer", "Yo sería incapaz de tener mi propio negocio", "Estoy hecho para servir a los demás como un eunuco moderno" Como si fuese necesario disponer de dinero para trabajar por tu cuenta (*).

El entorno cambia, y lo hace a una velocidad tal que cualquier modelo exitoso queda rápidamente obsoleto. Trabajar para una gran empresa, que te de la seguridad de un puesto fijo y un sueldo garantizado es algo cada vez menos probable. Las grandes empresas ser ven superadas por pequeñas-nuevas-empresas-retadoras, mucho más ágiles e innovadoras, que dinamitan sus cimientos y las condenan a la extinción.

Pretender la seguridad en un entorno caótico es de ilusos. ¿Tanto dolor hemos asociado a trabajar para nosotros mismos?, ¿Tanto miedo tenemos a levantarnos y andar nuestro propio camino?, ¿Tan ciegos estamos ante la necesidad de cambiar de paradigma?

Estoy firmemente convencido de qué es necesario adquirir educación. En otro post hablaba de si estudiar garantiza el éxito y claro... la mayoría de personas que lo comentabais sobreentendiais que se trataba de estudiar los "viejos patrones de condicionamiento social para seguir siendo esclavos dentro de las empresas-mama". ¿Qué tal estudiar cómo gestionar un negocio? ¿Qué tal aprender cómo crear un proyecto ganador, que te enriquezca en todos los sentidos, para el que te apasione trabajar, por el que merezca la pena invertir tiempo y energía? ¿Qué tal un tipo de conocimiento y unas habilidades que te hagan dueño de tus propias decisiones, que te permitan adaptarte al orden caótico con el que vas a tener que vivir las próximas décadas?

¿Estudiar? Claro que hay que estudiar... pero ¿por qué no aquello que puede hacerte libre?

Dejemos de someternos al miedo que generamos en nuestras mentes y recuperemos la dignidad de vivir conforme nuestros ideales porqué al final, esto que estás haciendo, esto... es tu vida.

SE TRATA DE TU VIDA!

-----------------------------------------------------------------------

(*) Lo que hace falta es conocimiento.

25 comentarios:

Alvaro dijo...

Hola Vicens,

Enhorabuena por el blog, el tema que tratas me apasiona. Yo espero poder pronto empezar mi propia aventura.

Ahora bien, hay gente que tiene ciertos condicionantes (hijos y/o hipotecas) para los que no resulta tan sencillo columpiarse sin red...

monkiki dijo...

¿Cuantas posibilidades hay de montar un negocio con éxito? POCAS, no hay duda q es un tema difícil…pero como es posible con formación adecuada, entonces… ¿Cuanto tiempo nos va a llevar tener éxito con un negocio propio? MUCHO!! Tú lo has dicho…la formación lleva su tiempo….Y una vez montado…¿Cúantos quebraderos de cabeza y problemas genera? NO POCOS….¿Y ahora vamos a comprobar cuanto margen de beneficio nos deja? ¡Ojo con los impuestos, con hacienda… Cuanto más ganas también más declaras….

¡Ay Vicens!…son tantos puntos en contra….

Juan Haro dijo...

Hola capitán,

Me ha encantado tu post, efectivamente la seguridad la veo más en controlar tu propio barco, y en poder dirigirlo a la isla que tu apuntes con el dedo.
Pienso que mucho dolor existente hoy es porque nos hemos montado en los barcos de otras personas como pasajeros y nos hemos olvidado de crecer, de pensar, de crear, de experimentar.
Ahora esos barcos en los que ibamos placidamente montados están anclados, sin dirección, sin viento alguno que les permita conseguir sus retos.
¿Qué podemos hacer? baja de ese barco, nada hasta una isla (no te hace falta nada más), construye una barca con tus manos, intenta disponer de una adsl para aprender cómo, no tengas prisa ni ansiedad. Finalmente con tu nueva barca sal al mar y navega hacia tu propia isla con tus provisiones.
Gracias Vicens por decirnos las cosas sin pelos en la lengua.
Adelante capitán...

Alvaro dijo...

Otra cosilla: el horizonte se presenta con grandes nubarrones, es posible que en 2012 veamos un crash de dimensiones épicas. Creo, que un buen consejo sería aguantar en tu actual refugio (aunque no te "llene") 2 años más A VER QUE PASA.

Si al final la tormenta se queda en una fina lluvia perfecto, adelante con lo de montar un negocio y moldear tu propio destino. Pero como la tormenta derive en un tsunami más vale estar a cubierto...

Suerte a tod@s

Concha Barbero de Dompablo dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO (lo trato así en un libro), y lástima que ahora mismo no tenga tiempo para comentarlo. Voveré en otro momento para hacerlo.

Creo que es fundamental tu punto de vista sobre la vida, partiendo de lo metafísico, para poder ayudar a la gente como lo haces (así te vi en alguno de los programas, y ahora me lo confirmas más).

Anda que... y eso que no tenía tiempo...:-)

Rub dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Corbu dijo...

@Rub

Es cierto el condicionamiento que ejerce la gente de tu alrededor. Pero en mi caso, la única abuela a la que llegué a conocer, pero que ejerció por los tres que faltaban. Siempre me alentó a hacer cosas diferentes, decía que ýo sería "inventor", que era muy listo... y yo me decia ¿yo inventor? ¿yo diferente? y me reía interiormente. Mi abuela era de familia humilde como yo, pero eso no era condicionante para ella en su manera de pensar: nunca miró a nadie por encima del hombro, pero ojo, tampoco permitió que nadie le mirara a ella por encima. Ella apuntaba a "maestra de escuela" como decía ella, pero llegó la guerra y todo acabó.
Todo lo que me decía de pequeño caló en mi interior y en los momentos de flaqueza al estudiar la carrera o en el trabajo, siempre me acordaba de lo que me decía y al final pude conseguir mis primeros objetivos que ya he explicado en otras intervenciones.
Ahora, me he planteado otros objetivos más ambiciosos, similares a lo que se expone en blogs como éste o el de Juan Haro y en los momentos de duda, siempre me acuerdo de mi abuela y de lo que me decía.


PD: al final tenía razón, conseguí ser "inventor" :)

dedicado a mi abuela.

José Juan Cerpa dijo...

Bajo mi opinión personal creo que cada vez el conocimiento será menos necesario. La razón es sencilla razón, nos encontramos en la era de la sociedad de la información.
Lo queramos ver o no, todo cambia a velocidad vertiginosa y probablemente aquello
que empiecemos a estudiar/aprender hoy, cuando terminemos dentro de 2 años no servirá probablemente de mucho. Todo habrá cambiado. Nuevos juegos y nuevas reglas que no tendrán nada que ver con los que aprendimos.
Lo más importante entonces no está en disponer de ese conocimiento sino en saber si puedes
encontrarlo y cuanto tardas en conseguirlo.
Para ganar esta batalla creo que lo más importante es disponer de una actitud (activa), rodearnos de todo aquel que nos pueda
servir de ayuda para nuestro objetivo y no tener miedo al cambio (incertidumbre).
Personalmente creo que lo más importante que hace Vicens por la gente no es ayudarles a ganar dinero sino a motivarlos
a conseguir sus objetivos (sueños). Y la verdad considero que hace muy bien su trabajo
Es un motivador nato. Los ejercicios que propone son tan didacticos que cualquiera podría entender lo que trata de trasmitir. Para que nuestro micromundo cambie tenemos que empezar por cambiar nosotros.
Está claro que la situación actual en nuestro país es la que es, pero aún siguen habiendo gente activa, motivada y con ilusión de querer emprender. Esa gente luchará dejándose la piel porque saben que el camino no es facil, y que unos llegarán y otros no. Lo importante es luchar por algo por lo que sientan pasión y deseen de verdad.
Si el único fin de la persona es ganar dinero y no sienten pasión por lo que hacen, sinceramente lo tienen bastante complicado. Debe existir algo que nos apasione y que gracias a ello podamos ganar dinero.

Rub dijo...

A Corbu:

Tuviste una gran suerte de tener a esa abuela que creyó en ti, e hiciste bien en apoyarte en ella en los momentos de flaqueza. ¿de verdad eres inventor? apasionante!!!

Lo cierto es, que aunque mi relato es verídico, he elegido a mi abuela como hilo conductor de los miles de miedos que pueden aparecer a lo largo del camino del progreso. Yo a mi abuela a la adoro y no le guardo ningún rencor de ningún tipo. Intentaba contestar a las preguntas del post de Vinçens sobre por qué la gente prefiere que alguien le de limosna o cuál es el tipo de condicionamiento que nos rodea. Me pareció que el ejemplo de mi abuela podría ser un tipo de respuesta. No la única. Por lo demás, repito, que la adoro, aunque no dejo de envidiarte por haber tenido gente que creyera en ti.

Un saludo!!!

mayte dijo...

Sobre los comentarios de Rub del condicionamiento de tu abuela, me gustaría decirte que tienes la sufiente inteligencia para haberte dado cuenta que ese hecho del pasado te estaba limitando, ahora con ese nuevo conocimiento sobre tí puedes levar anclas e ir hacía puertos más deseados, quedarte a la deriva con el no sé que hacer, o echar el ancla y olvidarte de todo esto de cambiar tu vida a mejor, porque decides que no es para tí, y la palabra clave es DECIDES.

Yo creo que si estás dispuesto a asumir las consecuencias que una decisión te puedan traer, a ASUMIRLAS TU, debes de olvidar eso de si fracasas o no, porque además lo expresas como si el hecho de fracasar en una actividad significase que eres un fracasado y yo creo que la persona siempre que se levante del suelo se sacuda el polvo y sigua adelante, no fracasa, y sino que se lo cuenten a Edison que hizo 8000 intentos antes de dar con la clave de la bombilla.

Lo que si puede fracasar en un momento dado es tu decisión, la actividad, o como la lleves a cabo.

Si tu decisión es la de establecerte por tu cuenta y no quieres verte limitado por los condicionamientos de nadie, ni por el miedo a fracasar entoncés yo que tu usaría la sensatez, no asumiría riesgos demásiado grandes hasta ver que son factibles.

Los que nos quieren a veces no nos dan los mejores consejos no porque no deseen hacerlo, sino porque tienen sus propios miedos y los expresan, pero para sentirte bien, tienes que ser tu el que para bien o para mal decida sobre las cosas importantes y esta es una.

Que te sale mal, no temas el reproche, se sensato desde el principio abarcando sólo los riesgos que TU puedas asumir con tus ahorros y nadie tendrá que reprocharte nada, que si alguien tiene que cortarte las alas, que ese alguien seas tú mismo.

Suerte con lo que hagas.

Te recomiendo que leas el libro:
Cambio de Rumbo / Eva Perea

Trata de como 20 historias reales de personas que no se sentían felices con la vida que estaban llevando y un día dijeron "Hasta aquí" y comenzarón una nueva vida, la mayoría de ellos su nueva vida no tiene nada que ver con lo que hacían y les ha salido francamente bien, por las impresiones que cuentan en el libro.

raul dijo...

Hola Vicens,

Me has llegado muy muy a dentro y te voy a explicar porque yo no fui emprendedor hasta que no encontré la escuela de inversión.

Desde pequeño me decían mis padres, si no quieres estudiar de mayor tendrás que trabajar, tendrás que tener un buen trabajo, ¿quieres estar como tu padre? de sol a sol búscate algún trabajo algo mejor, en alguna empresa...
(cuando mas grande la empresa mejor)

Yo siempre he trabajado para pagarme mis gastos "viviendo con mis padres" quitando hace unos 18 meses que me fui a vivir con mi pareja y pensaba que me hacían un favor al trabajar en cualquier empresa. Gracias a ellas puedes pagar, siempre he visto las empresas como algo superior a mí, en todos los sentidos,(diría el trabajo más que las empresas)
Tengo el graduado escolar,
Porque si hubiera estudiado podría acceder a un puesto mejor(por ejemplo funcionario) o alguna carrera estos si viven bien, me decían y me decía yo a mi mismo.

Al final crees que estas predestinado a trabajar toda tu vida para hacer una familia y tu mismo te dices que tienes que aguantar por que ahí que pagar, y en todo los trabajos se cuecen Abas,

Nadie te enseña o te hace creer, o simplemente te hacen ver el potencial de un negocio o de una empresa, el que tu dinero trabaje por ti, estos para mucha gente es de locos,
Entonces con esta forma de ver las cosas me dices de abrir un negocio, y yo te digo que tu estas loco, esos es para “listos”, y quien ha abierto una empresa ha tenido suerte, o llevaba muchos años en ese sector y sabe como va todo, y si hablamos de las grandes empresas eso es inexpiable, un expediente X.

La vida es a si, cuando tienes 19 años te compras un coche, mas para adelante te echas novia y te metes en una casa y después claro te llega un niño, ¿como voy a dejar de trabajar para abrir algo si me tengo que pagar el coche, o la hipoteca o dar de comer al chiquillo? Ostras ese esta cobrando 1500 € al mes y no hace casi nada, y tiene coche nuevo y tres casas, este si que vive bien y a qui ya dejas de mirar y crees que el destino lo tenias que a ver arreglado hace 5 años o cuando eras joven y te podías formar.

A si pensaba yo antes de encontrarme con tu libro “ajuste de cuentas” y la escuela de inversión, ahora voy para trader de bolsa y decirle a la gente que se puede ganar tranquilamente 500€ al día que merece la pena formarse y emprender la acción,
Y los miedos no deben paralizarte.

Es mi humilde opinión.

P.D me falto darle un beso en el culo al del banco porque me concedió un préstamo de 4000 euros para un coche que tuvo que firmar , mi madre, mi padre , y mi hermana,
Me preguntaba como con un mes de trabajo me daban ese dinero. Mira otro expediente X como las empresas.

mayte dijo...

El tema que tratas Vicens, sobre ¿Qué tipo de condicionamiento social hemos mamado que hace que estemos perfectamente dispuestos a pasar el resto de nuestras vida suplicando?

No pretendo ser desagradable pero no estoy de acuerdo del modo en que lo has enfocado.

La mayoría de nosotros tenemos o hemos tenido unos padres que han trabajado el doble que nosotros, ahora en España la gente se ha vuelto muy cobarde, cómoda y vaga (en general que nadie se de por aludido personalmente, buenoooo y si se da alguien que reflexione sobre ello) no creo que sea un condicionamiento, al revés, el ejemplo que nos han dado a la mayoría es el del trabajo, el del sacrificarse para darnos a nosotros lo mejor que podian, creo que las generaciones de nuestros padres en general valen mucho y son dignos de admiración ¿cuantas personas antes se iban de vacaciones varias veces a lo largo del año? por poner un simple ejemplo y ahora parece que a las parejas si no se pueden ir a cancún,se les cae el mundo encima.

Cada persona tiene sus características, no todo el mundo es luchador, no todo el mundo tiene iniciativa, y sobretodo no todo el mundo tiene ganas, falta mucha motivación, la gente esta con un 30% de si mismos que quieren algo mejor para ellos y un 70% que dice pufff que trabajoso.

Para los chinos la palabra crisis, significa crisis y oportunidad aquí hay mucha gente que ahora mismo lo está pasando fatal, y por supuesto que no me meto en ello, no estoy criticando el que está en una situación critica que ha escapado totalmente de su control, pero hay un gran volumen de personas que yo no sabía que había y lo he descubierto en tu programa y me han dejado pasmada, por ejemplo algunos de los participantes de tu programa, me parece mentira que si están con esas deudas, anden gastandose en el móvil 150euros al mes o en lo que sea, ¿qué pasa no les daban paga de pequeños para que se administraran? ¿no se les ocurre a ellos sólos como ahorrar un poco de aquí y de allá?, en fin, algunos no salen a buscar un trabajo hasta que les haces el programa, que hace poco salió una pareja jovén que llevaban un año ahogando a la madre de ella literalmente en deudas y parece que necesitaron que les dijeras que buscarán trabajo para que lo hicieran

En otras cuestiones como alquilar, hacer progresar sus negocios, etc si comprendo que precisen de tu asesoramiento, pero leche, si no me llega para pagar el telefono, recorto el gasto eso lo sabe hasta un niño.

Y te propongo, que propongas un tema que me lleva tiempo rondando la cabeza, por supuesto si te apetece y te parece bien, veo que nosotros consumiendo el triple de lo que consumian nuestros padres, en todo, y en general la gente está menos satisfecha que antes con sus vidas, menos felicies, e incluso se quieren menos (es una opinión personal) y digo yo: ¿No será que tanto consumismo nos ha dejado sin detonantes motivadores, sin fuerzas, como agilipollados, buscando de que otros asuman los riesgos suyos y nuestros?

Perdona haber escrito un comentario tan largo, me he embalado, si has llegado a leer hasta aquí, quedo muy agradecida.

Saludos a todos

monkiki dijo...

Para Rub:
¡Caray! Tenía carácter la abuela, ¿eh? ;-)…En mi caso particular mis padres han tenido cuatro negocios, los cuales les han ido muy bien y en los cuales me ha tocado trabajar ni te imaginas cuanto desde bien pequeña….condición ésta que influyó en mi decisión de ser funcionaria…Hoy en día sigo viendo complicado el tema de los negocios pero no cierro la puerta, cierto es q no todos fracasan e incluso algunos prosperan de una manera diferente a lo q yo viví….Me alegro por tu nueva mentalidad de empresario y ojala te salgan tus proyectos como deseas. Un saludo y q sigas escribiendo comentarios así de buenos!

Malkovis dijo...

Leyendo este post, me ha surgido la idea de compararme con un globo, que miraba al cielo diciendo "yo tendría que estar allí", pero estaba atado con cuerdas muy fuertes al suelo.

Con el paso del tiempo, algunas cuerdas se han roto, se han desgastado y están ya sueltas, y me he dado cuenta que no tengo porqué quedarme atado a un suelo en el que no quiero estar.

Ahora estoy dando gas a tope para romper las cuerdas que quedan agarrándome, cuando terminen por ceder, ascenderé, a donde quiero estar, a merced del viento y las corrientes, pero es el sitio que me corresponde.

Hace un año, un trabajo fijo, aburrido, sin responsabilidad y medianamente remunerado, era lo máximo a lo que yo creía que podía aspirar.

Ahora mi meta es el cielo. Tengo mi plan, tengo la hoja de ruta y la meta, que cada día pongo un poco mas lejos, porque lo que me importa no es llegar, sino el camino que recorro hasta ella.

Me gusta mucho la foto que has puesto de Spartacus (adoro esa película), si, en mi caso, los esclavos se han revelado, ¡Tiembla Roma!.

Un abrazo.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Ya está bien de pedir limosna, sí, y de vivir con las creencias de otros. Dos grandes errores.

He comprobado en mí misma que podemos ser libre, aún en un entorno condicionado. He emprendido y he desarrolado mi sueño, el de escribir, aunque haya tenido que hacerlo al filo de la media vida, porque hasta entonces pensé que si no lo hacía bajo la petición de alguien (el informe de un jefe, por ejemplo) no sería capaz.

Me pasé media vida desperdiciando mis valores en espera de que alguien me reconociera lo que hacía; hubo quien lo hizo, y me elevaba, pero también quien no, y me hundía. Todo estaba en función del nivel de seguridad o inseguridad de quien me valoraba. (Dicen que lo más difícil es reconocer el talento de los talentosos...). Y yo me movía en torno a ellos como una marioneta.

Hasta que me miré profundamente y desperté. Continué con mi actividad laboral, porque podía desarrollar mi faceta de filóloga en ella, pero dejé de pedir limosna en forma de reconocimiento. Fue como si, de repente, me hubiera elevado sobre todo eso. Perseguí mi propio sueño y lo conseguí (hace unos días me han hecho una entrevista donde cuento esto con mayor profundidad). No renuncié a mi estabilidad económica y social, pero tampoco me limité a estar a expensas de otros o de las circunstancias para hacer lo que me hacía vivir en plenitud.

Dejé de pedir limosna y comencé a hacerme regalos cada día de mi vida.

Rub dijo...

Mi abuela era portera. Un día, cuando era pequeño, vino un vecino y me dijo que le dijera a mi abuela no sé qué. Cuando mi abuela regresó le dije: "Me ha dicho Luís que te diga..." "¿Luís? ¿Quién es Luís?" -dijo mi abuela-, "Pues el del 2º Izda." -respondí-. Mi abuela me cruzó la cara y me dijo que era Don Luís "ese hombre tiene carrera". Mi abuela me había condicionado: Están ellos, los que sí pueden ser, y nosotros, los que no vamos a poder nunca más que estar a su servicio.

Mientras hacía la carrera, trabajaba en una tienda. Mi abuela, otra vez, me dijo "deja ya de estudiar tanto y colócate en la tienda". De nuevo estaba condicionándome: Ellos y nosotros. Nadie de la familia de mi abuela, podía aspirar a otra cosa que no fuera servir a "Ellos". ¿Puede mi caso extrapolarse a la sociedad y hablar entonces de condicionamiento social?

Como psicólogo, soy consciente de la fuerza que puede llegar a tener el condicionamiento (más de la que imaginamos). Máxime si hablamos de condicionamiento aversivo. Esto puede traducirse en que si soy víctima del condicionamiento social, decido emprender una aventura en solitario(no tengo a "papá" que me rescate) y fracaso, entonces nunca más volveré a intentarlo y comprenderé que lo mejor que puedo hacer es trabajar por cuenta ajena, y al final mi abuela, en toda su ignorancia, tenía razón.
Ahora gano, más o menos, lo que una señora de la limpieza a la hora (lo sé porque mi madre limpia), y desarrollando un trabajo cualificado se me antoja, como mínimo, paradójico. He intentado extraer lo positivo: foguearte con los primeros pacientes, que no me falta el pan, que puedo compartir experiencias e inquietudes con el resto de compañeros, etc. Pero de un tiempo a esta parte, me estoy preguntando por qué yo no puedo emprender la aventura por mi cuenta.

Por otro lado, tu programa en cuatro me alienta a retar a mi abuela ¿Y por yo no,eh? En este sentido no me queda otra que agradecerte lo que haces y lo que aprendo -también de tu libro- aunque sé que no voy a obtener ningún título por ello.

Ya he dado mis primeros pasos para montármelo por mi cuenta, aunque esto implique diferentes miedos. Vinçens y mi terapeuta (muy normal entre psicólogos ir a otro terapeuta)me ayudan y me dejo ser ayudado, pero el resto depende de mí.

Mi conclusión es que tenemos dos caminos a seguir:

a) El de la castración o virgencita, virgencita, que me quede como estoy, pero tranquilo.

b) El del progreso. Si opto por este, tengo que tener en cuenta que voy a enfrentarme con muchos y diferentes fantasmas.

Vivimos en una sociedad que cada vez tolera menos el dolor, el conflicto y la incertidumbre. Si no acepto que esto forma parte de la vida y me niego a admitir que esta es la realidad, difícilmente podremos decantarnos por el camino del progreso, pues no me apetecerá enfrentarme con una abuela que me dirá "ellos sí, pero tú no".

Hace un año me sentiría completamente identificado con monkiki y suscribiría sus palabras, pero a día de hoy, veo que, por lo menos por mi parte, todo lo que arguyes son fantasmas que hay que vencer para progresar y a ello te animo. Trabajar para ti mismo reporta muchas satisfacciones.

Del mismo modo, el último comentario de Álvaro, es otro fantasma al que los que hemos optado por el camino del progreso, deberemos enfrentarnos, si es que llega. Te agradezco la suerte deseada y espero que tú también la tengas y te la vayas creando.

Siempre habrá una abuela diciéndonos "ellos sí. Tú no."

Rub dijo...

Mayte: Muchas gracias por tu recomendación. La tendré en cuenta.
Creo que no me expliqué con claridad, por lo que he retocado un poco el comentario. Yo hablaba en genérico y no de un fracaso personal. Pienso como tú. Si fracasas no eres un fracasado; te levantas, te sacudes el polvo, y continúas. Gracias por tu comentario.

Monkiki: Es difícil conocer la historia de vida que subyace a cada blgger. Evidentemente yo no conozco nada de ti ni de tu historia. Quizás esta historia te hizo ver como la mejor salida posible la tranquilidad que ofrece el funcionariado (que no está nada mal, eh?). Lo importante es que te sientas bien, que estés cómoda, y si tú lo estás, entonces fenomenal. Otra cosa es la gente que anda de acá para allá quejándose amargamente sin poner remedio.

Por lo demás, no creas que la abuela tenía carácter. Simplemente era servil y rendía pleitesía a todos aquellos que estuvieran "por encima" y eso es lo que intentaba inculcarme. La verdad es que es una mujer adorable. Sólo hacía lo que creía que debía hacer. Ahora, a sus 84 años, está muy graciosa, porque se ha vuelto zen. Si le cuentas algo que implica algún esfuerzo cognitivo ella dice "allá películas, que yo de eso no entiendo ni me interesa".

Laura dijo...

Mayte, me ha encantado tu comentario! bravo por tu claridad..y la reflexion que haces... sera que tanto consumismo nos esta dejando altergados?...

Laura dijo...

Quería decir aletargados... disculpad! :)

mayte dijo...

Muchas gracias a Rub y Laura por sus comentarios.

Lo cierto es que sobre lo del tema del consumismo actual de la sociedad, no hago más que darle vueltas a la cabeza ultimamente, porque me parece que es la clave, que algo está fallando y no nos estamos dando cuenta.

Me parece sin exagerar que está causando más problemas que las satisfaciones que aporta, es como si se hubiera instalado una cultura del "consume hasta morir" y esto lo digo en sentido literal, hay personas atrapadas trabajando cada vez más, sólo con el fin de pagar y seguir comprando, ¿y para qué? ¿son más felices así? ¿valen tanto la pena(y nunca mejor dicho, porque algunos trabajos son una pena) las cosas?.

Evidentemente hay un consumo que básico y necesario (vivienda, alimentación, calzado, vestido, medicinas, algo de ocio etc), no es que la gente se tenga que volver asceta para ser feliz, pero de ahí al punto en el que actualmente se encuentran algunas personas no sé como sé ha podido llegar.

Hay como mucha insatisfación personal, cuando leo que actualmente niños de 11 años comienzan a consumir cocaína, no me cabe en la cabeza, no sé que está pasando, pero realmente creo que algo le está pasandole a la gente, y el hecho de que se recomiende que la gente consuma más para poder salir de la crisis, no lo veo tampoco razonable, no creo que sea la solución y además a nivel medioambiental ya estamos en España consumiendo en exceso y no sé si han olvidado que los recursos de la naturaleza son limitados y que a Marte aún no nos podemos ir a vivir.

En fin, me gustaría saber la opinión del resto, respecto a esto del consumismo en general, así que si quereis poner algún comentario al respecto yo encantada porque en general no sé el motivo pero a la gente parece que le incomoda decir que piensa en este tema, y dado que internet da un poquito de libertad a ese respecto, os animo a todos a opinar sobre esto.

Quizá un libro que he leído hace unso meses, es el que de repente ha montado todo el torbellino en mi cabeza, pero no lo sé, va más allá de lo que soy capaz de explicar la cantidad de veces a lo largo del día que me pasa por la cabeza, que algo está fallando, que la gente tiene que despertar.

Lula Towanda dijo...

Lo que escribes me suena a "Quién se ha comido mi queso" (libro nefasto donde los haya).
Creo que le haces el caldo gordo a los padres de la patria. Propones que cada uno que se busque la vida y no proteste mientras que no entras en la principal cuestión: la enorme maquinaria de burócratas y altos ejecutivos que en vez de hacer su trabajo solo generan paro para los demás.

Clandestinoproducciones dijo...

Eso que nos han inculcado es el miedo, porque cada vez que intentamos algo, o simplemente pensamos algo diferente, la familia, los bancos y las financieras se nos echan encima... a dónde vas muerto de hambre... sigue anclado con nosotros, eso que tú piensas es erróneo, no llegarás muy lejos... y eso te dinamita el ánimo y hace que no puedas moverte.
Gracias un saludo Sr. Castellano!

Santi dijo...

Hola Vicens, totalmente de acuerdo.

Estudiar hay que estudiar pero creo que para que cada cual lleve sus propias riendas en la vida.
Aconsejo a parte de tus consejos y libros leer "padre rico, padre pobre"

saludos

Airam del Cristo dijo...

Por lo que se refiere a mí, prefiero no ser un hombre corriente. Estoy en mi derecho de no ser un hombre corriente si así lo decido. Busco la oportunidad, no la seguridad. Quiero asumir el riesgo calculado, soñar y construir, caer y triunfar. Me niego a renunciar a una vida de incentivo por una pensión. No cambiaré la libertad por la beneficencia, ni mi dignidad por una ayuda social. No me acobardaré ante ningún jefe ni cederé a las amenazas. Mi herencia es poder mantenerme en pie, orgulloso y sin temor a pensar y actuar por mí mismo. Disfrutar de los beneficios que mi trabajo origine y enfrentarme audazmente al mundo y decir: "Yo he echo esto".
Raúl: bravo por tu comentario; eso quiere decir que eres una de esas pocas personas que poseen lo que yo considero un tremendo don: el don del criterio propio; el don de saber distinguir claramente las opiniones de los echos. Sólamente cuando nos cuestionamos lo que la gente da por echo, lo que la gente toma por verdadero es que podemos romper con la hipnosis del condicionamiento social...cuestionar el dogma, cuestionar la ideología, cuestionar la autoridad externa, etc. Es una habilidad muy poco común por desgracia; la habilidad de "vaciar tu taza" para que pueda entrar contenido nuevo y diferente, la habilidad de ponerlo todo en duda, de no dar nada de lo que te dicen por echo. Repito: la habilidad para saber distinguir los echos de las opiniones.
Mayte: bravo también por tu post. Comparto tu opinión en lo referente a que hoy en dí parece que la gente ha caído en la trampa del consumismo y a pesar de gastar y consumir como locos inconscientes, parecen sentirse cada vez más infelices y frustrados; lo que me hace preguntarme es si estas personas se pararán a meditar o reflexionar sobre su propia vida, y pensar si es el tipo de vida que quieren tener...yo creo que por desgracia no lo hacen; o si lo hacen lo hacen cuando ya están viejos y enfermos y se preguntan qué ha sido de sus vidas.
Estoy de acuerdo en que hay mucha gente que hoy en día se ha vuelto muy cómoda y vaga (tal vez por eso la máxima aspiración personal de muchos jóvenes hoy en día, por desgracia desde mi punto de vista, sea ser funcionario).

Airam del Cristo dijo...

Mayte: te entiendo cuando dices que el ejemplo que nos han dado nuestros padres a la mayoría es el del
trabajo, el del sacrificarse para darnos a nosotros lo mejor que podian; también creo que las generaciones de nuestros padres en general valen mucho y son dignos de admiración, pero también creo que a veces hay demasiados padres que se han dicho a sí mismos lo siguiente: "voy a trabajar muy duro para ganar un buen sueldo, sacrificarme por mis hijos y poder darles todo lo que yo nunca pude tener, para que no pasen por lo mismo que yo tuve que pasar y nunca les falte de nada"...el problema es que al pensar así y llevarlo a la práctica, mi modesta opinión es que quizás estén inutilizando a sus hijos, sobreprotegiéndoles en exceso para que nunca sepan lo que es fracasar y aprender de las lecciones de la vida. No valoran las cosas porque siempre se las han dado echas, y les han echo vivir en un mundo que nada tiene que ver con el real. De ahí puede que venga la falta de responsabilidad, el gasto, el consumismo excesivo y la mentalidad de "que feliz soy con mi nueva tarjeta de crédito para pasarlo bien y gastar...living la vida loca" ¡¡¡yeah!!! :D ¡¡¡je je je!!!
Yo por el contrario Mayte te escribo aquí que sí que comparto la opinión de Vicens sobre el condicionamiento social. Creo que a la mayoría de nosotros nos han enseñado a trabajar duro, pero no a "trabajar inteligentemente". Nos han programado mentalmente a pensar como empleados y/o autoempleados...o como ya escribí unas líneas más arriba, a tener como máxima aspiración personal el ser un peón de la burocracia (léase funcionario). He de aclarar que no tengo nada en contra de los funcionarios, siempre que hayan elegido serlo por vocación propia, como alguien que quiere ser policía o bombero. Lo demás no lo entiendo; y te confieso que tengo demasiados amigos que son funcionarios y sus padres mira qué orgullosos están. Ellos se extrañan de que uno no elija serlo y más se extrañan aún cuando les respondes: "es que o se es emprendedor, o se es funcionario" ;) ¡¡¡je je!!!
Si os parece bien quiero terminar estas palabras que ya se extienden demasiado (confieso que estos temas me apasionan), aconsejando el mismo libro que ya ha aconsejado Santi "Padre rico, padre pobre" y uno del mismo autor que habla de cómo el Sistema Escolar y la sociedad nos han "programado" y continúan haciéndolo hoy en día para que pensemos como "empleados y soldados". Este libro me ha sorprendido muchísimo para bien; incluso me a motivado a investigar más sobre este tema. El libro se titula "Niño rico, niño listo".
Un saludo cordial a todos y pido disculpas por haberme extendido tanto; repito que este tema me apasiona ;)