domingo, 19 de julio de 2009

Elijas lo que elijas, pierdes

Hazte un favor, mantente atento a la siguiente trampa cognitiva que se juega así:
  1. Elije entre dos opciones.
  2. Identifica en tu mente, ambas opciones como perdedoras.
  3. Elije la opción que quieras.
  4. Pierde en cualquier caso.
No es una trampa en la que caigan todas las personas, pero las que caen en ella lo pasan muy mal pq no hay salida.

Ejemplo 1:
  • "Me gusta Mayte..."
  • "¿La llamo para ir a tomar algo o mejor espero que me llame ella?"
  • "La he llamado pero no debería haberlo hecho, ahora pensará que soy un pesado"; "No la he llamado pero debería haberlo hecho, ahora pensará que no me interesa".
Ejemplo 2:
  • "Tengo que conseguir que me paguen más dinero por mi trabajo"
  • "¿Hablo con mi jefe en la reunión de rendimiento de mañana y le hago una oferta, o mejor espero que sea el quién me proponga un aumento?"
  • "He hablado con mi jefe y no debería haberlo hecho, ahora pensará que solamente me interesa el dinero..."; "Estoy esperando que me proponga un aumento pero debería haber hablado con él en la reunión de la semana pasada, ahora no podré volver a hablar con él hasta dentro de seis meses".
Ejemplo 3:
  • "Quiero comprar alguna ganga en rebajas"
  • "¿Voy a ver qué encuentro que esté bien de precio y me quede bien, o me espero a que esté todo más rebajado?"
  • "Al final me he comprado un par de cosas pero debería haber esperado a que estuviera más rebajado, seguro que lo he comprado caro"; "He estado esperando a que estuviera todo más rebajado, pero seguro que me he perdido cosas muy buenas que ya están agotadas, tendría que haber ido antes de rebajas".
Este tipo de estrategia es muy lamentable pq te atrapa en una suerte de elección en la que pierdes siempre.

Deberías jugar a tu favor, no en tu contra, así que si te descubres en una de estas trampas revisa tu forma de pensar y sal de ahí.

10 comentarios:

pilardepiedra dijo...

Por favor, ¡dimé cómo!

raul dijo...

estupendo post, yo no hace mucho pensaba a si, gracias a Dios ya cambie mi forma de pensar.
Pilar acepta lo que haces para aprender, da igual que te equivoques que no, es tu decision y adelante con ella, no pienses que todo lo haces mal, aprende del error y observa tu vida de un punto de vista mas optimista. me he equivocado para la siguiente vez hacerlo mejor.

Rub dijo...

Hola Pilardepiedra:

Lo que plantea vinçens en su post es un tema no tan fácil de resolver ¿qué hacemos ante una disonancia cognitiva o, si lo prefieres, cómo aprender a tomar decisiones.

Constantemente, desde que nos levantamos, nos elegimos a una continua toma de decisiones: me levanto o no? tomo café o té? me pongo esto o esto otro? voy a trabajar o no? Muchas veces tomamos decisinoes de forma automática como en los ejemplos que te acabo de poner. Otras veces, también como en los ejemplos que te acabo de poner, lo que ocurre es que el coste de tomar una u otra decisión es nimio o inexistente. Otra cosa son los ejemplos que baraja Vinçens en su post, que sin duda implican unos costes importantes.

A riesgo de ser un parche remendón, y no sabiendo si te gusta el fútbol, te diría que te fijaras en los centrocampistas de este deporte. los centrocampistas son los cerebros del equipo, los que distribuyen el juego, los que mueven el equipo. De sus pases depende el que el equipo juegue bien o mal. Las tomas de decisiones han de ser relativamente "rápidas" (depende de cuál sea la diatriba). Los buenos centrocampistas se caracterizan por saber dónde van a enviar el balón justo antes de recibirlo. Algunas veces fallarán, pues para eso tienen delante de ellos defensas profesionales, pero eso no quiere decir que se hayan equivocado, simplemente que delante de ellos hay obstáculos. También pueden aprender que si un defensa está lo suficientemente rápido ese día, quizás el próximo pase no deba ir por la línea de acción de ese defensa.

El centrocampista que coge el balón y empieza a dar vueltas en el círculo central pensando "allí, no, no, allí. No, no, mejor allí, etc", tiene todas las papeletas que le roben el balón y, como dice Vinçens, siempre pierde.

Por lo demás, como dice Raúl, da igual que te equivoques, siempre podrás aprender.

Hay libros que te enseñan cómo tomar decisiones y cómo resolver problemas.

No sé si este parche remendón te servirá de algo.

Un saludo.

Felipe dijo...

Muy bueno.

Yo propongo caer en otra trampa, válida para estos ejemplos: Siempre ganas, en lugar de siempre pierdes.

Piensa en lo que ganas con cada opción, no en lo que pierdes.

Es la misma trampa, pero en el lado optimista, que es más favorable.

Lo suyo sería tener en cuenta los pros y contras, e ir hacia lo que mejor equilibrio favorable nos resulte. Pero esto ya es más complicado, si no estamos acostumbrados. Por eso, para empezar, propongo empezar "ganando siempre"

Fran dijo...

Ejemplo 4:
Quiero comprarme una casa (para vivir), tengo el dinero suficiente para una entrada y mis cuentas están saneadas. Los precios aunque son altos, ya no son lo que eran. ¿Compro ya, no sea que vuelvan a subir y por fin cumplo el sueño de tener mi propia casa? o ¿Espero a que sigan bajando y me ahorro una pasta en la compra del año que viene?
Si compro ya y los precios bajan, menuda putada, he perdido pasta por impaciente. Si me espero y el precio se estabiliza o empieza otra vez a subir, menuda putada, tenía que haber comprado antes...

¿Quien da mas?

Fran dijo...

Al final yo creo que todo se reduce a asumir las consecuencias. Si tu decisión no ha sido tomada a la ligera, la has estudiado, has evaluado pros y contras y al final has decidido actuar, no hay nada de que arrepentirse. Como mucho en el futuro pensarás que ante la misma situación hoy actuarías de forma distinta, pero poco más...

Todos hemos hecho cosas en el pasado que hoy no haríamos, ¿no?

Wilson Tseng dijo...

Perdiendo se puede ganar una experiencia de valor para futuras decisiones.

pilardepiedra dijo...

Raul:
Gracias por tus consejos. Soy bastante indecisa y me suele ocurrir con cosas no demasiado importantes. Pero a veces es agotador vivir esa idesición. Si tengo tiempopara decidir algo, pues hasta que no lo agoto no lo decido...Prefiero asegurarme que es la mejor decisión.Saludos

Rub:
Gracias por tus palabras. Aunque no me gusta el futbol, no ha sido un parche remendón el ejemplo, me he visto reflejada en ese momento de "lo paso o no lo paso". Pero como decía antes, una vez que se agota todo el tiempo del que disponga, finalmente tomo la decisión que creo más acertada.
Me encantaría no tener ese diálogo mental conmigo misma constante. Muchas veces por no decidir hago lo que sea.
Bueno, como siempre tendré que ir aprendiendo y mejorando. Saludos

Gracias por vuestros consejos

Black_ikarus dijo...

Como ha dicho Felipe, yo creo que esto tiene más que ver con ser optimista o pesimista, que con otra cosa.

Puedes pensar que siempre pierdes o que siempre ganas. Las dos opciones son SIEMPRE CIERTAS, porque toda decisión te implica no hacer otras cosas (una pérdida) y, al mismo tiempo, la realización de la opción escogida y la obtención de la experiencia correspondiente (una ganancia).

De ti depende cómo lo enfocas.

Joaquín Báñez dijo...

Hombre, Vicens, ahora toca un post en el que nos indiques la salida de ese atolladero (en el que, la verdad, me encuentro de vez en cuando y no es guay).