lunes, 27 de julio de 2009

Vivir sin cabeza

En el marco del programa Ajuste de Cuentas he trabajado, de momento, con 28 familias y, lamentablemente, en la mayoría de ellas prima la falta de responsabilidad y el echar pelotas fuera, por encima del sentido común.

Me resulta muy extraño este comportamiento de no asumir la autoría de la situación que uno está viviendo. Tanto si decidiste estudiar, como dejar los estudios, como emplearte por tu cuenta, o permanecer en un puesto de trabajo fijo, la decisión fue tuya. Hagas lo que hagas estás decidiendo,... y fruto de estas decisiones has ido configurando una suerte de sendero que es el que te ha llevado donde estás.

Cuando trabajo con una familia que pasa por dificultades financieras, una de las primeras cosas en que me centro es en que asuman el papel que han jugado en la obra de teatro de sus vidas: han sido el guionista, el director y los actores principales. Si no están representando lo que quieren en sus manos ha estado el tomar otras decisiones... pero como no vamos a trabajar sobre el pasado, pq ya es historia, sino sobre el presente que es donde se desarrolla la batalla que les ocupa, lo importante es aprender a tomar mejores decisiones AHORA, y eso implica asumir su responsabilidad.

Sí, probablemente el mejor momento para ahorrar fue hace diez años... pero el segundo mejor momento es ahora. Así que actúa y haz lo que sigue estando en tu mano hacer. No te sumas en el lamento pq mirarías hacia atrás y lo que quieres es tener la vista fija en el futuro al que te diriges.

Algunas familias han sido golpeadas por la vida. Un negocio que es destrozado pq la competencia se establece justo al lado con muchas más medios; un puesto de trabajo fundamental que desaparece por la crisis; un niño con el que no se contaba; o una enfermedad grave, pueden tambalear cualquier economía. Pero el caso es que, en la mayoría de familias con las que he trabajado, lo que estaba detrás de sus pésimos resultados no eran circunstancias de la vida, sino malas decisiones: comprar a crédito objetos innecesarios, despilfarrar el excedente en tonterías, vivir por encima de las propias posibilidades, pedir prestado a familiares sin ton ni son...

Cuando en la sabana africana una gacela se ve sorprendida por un león una de las conductas que tiene programadas es la de quedarse completamente inmóvil. De esta guisa quizás el depredador no repare en ella y consiga salvar la vida.

Parece que esa inmovilidad, esa falta de decisión, ese quedarse quieto con el problema "a ver si así pasa de largo" es común tb en las familias con las que he trabajado. Muchas tiene estrategias sencillas en su mano y en cambio no hace nada. Vegetan. Quedan atrapadas en sus propias lamentaciones, incapaces de moverse a favor de su mejor interés.

Lamentablemente los problemas financieros no desaparecen si uno no actúa, pq son fruto de haber "actuado" en la dirección equivocada. Hace falta tomar la decisión de salir de ahí como sea, de cambiar los propios resultados, de hacer lo que haga falta... En cambio lo que suele pasar es que el miedo al futuro, a cómo va a terminar lo que se está viviendo, paraliza a estas familias y las sume en un estado de letargamiento que no conduce a ningún lugar al que quieran ir.

En la base de estas conductas está el vivir sin cabeza, el no reflexionar, el repetir una y otra vez una pauta de conducta programada, condicionada e incapaz de darnos lo que queremos. Levantarse todos los días para meterse en el atasco de las mañanas dirección al trabajo, aguantar horas y horas conversaciones aburridas de gente insoportable, seguir las directrices de jefes poco preparados, comer menús grasientos, seguir hasta el anochecer para luego retormar el atasco de vuelta a casa... ¿y todo para qué? Para tener una paga a final de mes con la que poder comprar cosas que uno no necesita pero que le hacen sentir bien durante unos minutos, poder pagar la hipoteca por 30 años o más, poder sentarse al final de día delante del televisor a ver gente mediocre contar sus opiniones sobre la vida,...

Claro, el condicionamiento al que estamos sometidos, se encarga de hacer bien su papel: uno llega a creer que no le queda más opción que seguir viviendo eso por 45 años o más, ni se plantea que eso carezca de sentido, ni se le pasa por la cabeza que exista una salida, una opción, una alternativa.

Pero esa alternativa existe. No estás condenad@ a repetir un ciclo de vida nefasto y patético como si fueses una ameba. Puedes DECIDIR mejor y tener resultados que te acerquen a un mundo de posibilidades. Eso es un hecho. No estás tomando las mejores decisiones posibles. Quizás tomes las decisiones que estimes que son mejores... pero no son necesariamente las mejores. Quizás sean las mejores que eres capaz de generar, pero no son las mejores que existen. Hay más opciones para ti que repetir ese ciclo una y otra vez sin ir a ningún lugar.

Reflexiona por un momento: ¿estás viviendo la vida que querías vivir cuando eras niñ@? ¿Lo que haces día a día tiene sentido y te llena? ¿Te acercas cada vez más a lo que deseas? La vida es corta, muy, muy corta, y finita, llega a su fin... y, aun que no sepas cuando va a sonar la campana, de momento no ha sonado y puedes seguir luchando. ¿Pq no levantarte y pelear? ¿Pq no decidir que ya tienes bastante de todo esto y reclamar lo que es tuyo? ¿A caso no crees que merezcas vivir una vida plena y llena de sentido?

Cree en ti, en tus posibilidades, en lo que está en tu mano conseguir, entre otras cosas pq yo creo en ti. Yo creo que puedes conseguir más con solo aprender a decidir mejor. Una de las primeras decisiones tiene que ver con la reflexión. Una vida sin reflexión es mediocre por definición, estéril, idiota. ¿Cuando quieres analizar lo que estás haciendo? ¿Cuando el médico te diga que te quedan tres meses de vida? ¿Cuando? Es AHORA, en este preciso momento, que tu destino de fragua, con las decisiones que tomas, con lo que haces,... sigue igual que ahora y ya sabes donde vas, reflexiona y decide que quieres algo distinto y habrás dado un paso muy importante para conseguir algo diferente.

¿Fácil? ¿Quién dijo fácil? ¿Qué tiene que ver el que algo sea o no sea fácil? Lo importante, creo, es que ese algo merezca la pena, lo esencial es que te interese, que te satisfaga, que te llene,... no si es o no fácil. Claro que no es fácil, pero si es posible y es importante ¿para qué quejarte? Levántate y dirige tus pasos hacia donde quieres.

No hay un momento mejor que éste para decidir que quieres algo diferente y que estás dispuesto a hacer algo distinto para lograrlo. No existe otra opción que actuar ahora, en el presente, no mañana, no más adelante,... El futuro no existe, ni existirá nunca. El mañana será vivido como un "ahora".

Deja que te llegue una decisión para tomar. Una decisión que, si la tomas, marcará una diferencia importante en tu vida. Deja que te llegue y te llegará. Luego ten el valor de actuar a favor de tu mejor interés y cambia tu destino. Una parte de ti ya sabe lo que tiene que hacer... Deja que te guíe.

12 comentarios:

Óscar Rodríguez dijo...

Hola Vicens!
Hace meses que no "comento" por aquí, pero esta última entrada, ha hecho que cambiara de opinión.

Únicamente añadir, que para mí, esta es de las que hay que guardar para leer y releer, y volver a leer.

Una vez más, muchas gracias por tu tiempo!

Un fortísimo abrazo, y hasta pronto!

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Una reflexión estupenda para cualquier reto en la vida. Queremos vivir libremente, pero no responsabilizarnos de nuestra vida.

“La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto”.

(Bernald Shaw).

Con tu permiso, te enlazo a mi blog.

Nipse dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=lzw5vmh6mc4

Uxío dijo...

Estaré alerta para reconocer esa decisión cuando surja.

Quiero tomar las riendas de mi vida. Odio ser ameba.

Espero que no ser ameba sea un músculo, que se entrene y ejercite. Que, cuando hagas habitualmente, te sea fácil hacer ¿Me confirmas esta intuición, por favor?

Hay semanas enteras que me cuesta no ser ameba. Pero, definitivamente, no quiero ser ameba. Noto que se me escapan los días, y con ellos la vida. No quiero eso para mi. No.

Malkovis dijo...

Pedazo de post, felicidades maestro.

Claro que se puede cambiar, y claro que no es fácil.

Pero la sensación tan agradable y poderosa que tengo ahora mismo de dirigir mi vida hacia donde quiero llegar (y ahora tengo muy claro adonde quiero llegar), esa sensación tan escondida desde hacía años, en los que vivía temeroso pidiendo "virgencita, que me quede como estoy", esa sensación de ser responsable de mis decisiones y mis actos me está cambiando día a día, convirtiéndome en mejor persona.

Muchas gracias Vicens, ójala mucha gente comience a pensar, a actuar y a sentirse de nuevo tan vivas como yo .

Un abrazo.

pallofa dijo...

Buenos dias:

Ya se que no se puede generalizar, y no todos los casos son iguales pero tenemos lo que nos merecemos ?

Mcos dijo...

Vicens muy buena entrada, te voy siguiendo y creo que ayudas a mucha gente.

Saludos Marc

Suso Sanpe dijo...

Hola Vicens!
Como siempre genial.
Odio la violencia y estoy seguro que tu tambien, pero alguna de las familias necesitaba unos azotes.

Eduart Vidal dijo...

Enhorabuena Vicens por el post.

Leo las formas de golpeo que te puede dar la vida que expones (competencia, enfermedad familiar, etc.) y me veo identificado con varias de ellas, la mayoría.

La verdad es que muchas veces me sorprendo diciendo el contenido del post a otras personas, e incluso a mí mismo, los consejos que tú dices, pero la vida es dura y no siempre se tiene la motivación para nadar contracorriente.

Jordi dijo...

Que tal Vicens!

Sigo tu programa en cuatro, i por supuesto tu blog.

Este ultimo post, genial, como la mayoria que escribes.

Lo que no llego a entender es porque la gente se conforma con ser " un mandado" a cambio de " cierta seguridad " y la gente que aspiramos a la LIBERTAD - RESPONSABILIDAD - DISCIPLINA , nos vean como a bichos raros.

Un fuerte abrazo y nunca cambies!

Saludos.

P.D. Presencia un curso via internet de Traders y me encanto, pero ahora mismo no es para mi, pero estoy luchando para que lo sea más adelante.

Airam del Cristo dijo...

Hola Vicens;
Te mando un saludo cordial desde Tenerife. Hace tiempo que sigo tu blog y el programa...y por supuesto te felicito por el libro, ya que lo considero muy práctico y para nada teórico; eso demuestra que sabes de lo que hablas en base a la experiencia y no en base a la teoría como lamentablemente hacen algunas personas.
Lo que yo pienso es que hay personas con mayor tendencia a ser cobardes y otras con mayor tendencia a ser valientes. Las cobardes se empeñan en ser víctimas de las circunstancias; asesinan sus propias opciones (no las aprovechan a su favor) y toman decisiones para justificar su victimismo. Por otro lado las personas valientes no quieren ser víctimas de las circunstancias, aprovechan sus propias opciones y elijen libremente que las circunstancias del exterior no afecten sus elecciones; porque saben que son libres de elegir cómo quieren actuar. Las víctimas DECIDEN. Los valientes ELIJEN.
Un abrazo y feliz inicio de semana a todos ;)

Juan Pedro Quilon dijo...

Hola Vicens! Sigo tu blog y el programa. Debería ser de visionado obligatorio!

Leo tu post y casi (casi) afirmo que te ha gustado "El Club de la lucha" o al menos la base de la ideología:
"Esta es tu vida y se acaba por minutos"
"Tenemos trabajos de mierda que no queremos para comprar cosas que no necesitamos"
...