viernes, 4 de febrero de 2011

Preocupado por llegar a ser me he olvidado de ser

La vida es lo que te está pasando ahora, en este preciso momento. No es lo que te pasó ayer, no es lo que te pasará mañana. La vida es presente. No puedes vivir el futuro, no puedes vivir el pasado.

La vida no es algo a lo que llegarás más adelante, no es ni un lugar, ni una situación, ni un momento futuro. La vida es lo que tienes aquí y ahora. No puede ser de otra forma.

La memoria sobre lo que has vivido no es lo que has vivido. Recuerdas en el presente, en el ahora. No recuerdas en el pasado. Recuerdas y al hacerlo estás aquí, reconstruyendo lo que crees que has vivido, y esa reconstrucción la elaboras aquí y ahora. No vas a ningún lugar que no sea el aquí y el ahora.

Ni al imaginar el futuro vas al futuro, ni al imaginar el pasado (lo que llamas recordar), vas al pasado. Estás en el aquí.

Durante demasiado tiempo he vivido persiguiendo la ilusión del progreso. He pensado que tal cosa existía y no he sido capaz de ver la ilusión de mi mente que, en búsqueda de una cierta seguridad psicológica me ha lanzado a la aventura desquiciada de perseguir un espejismo.

El progreso de uno mismo no existe. Tú eres perfecto así como eres. Siempre lo has sido.

No existe la seguridad psicológica. Su búsqueda misma es ya una trampa que implica miedo. Miedo a no conseguirla, temor a no lograrla. Pero la seguridad psicológica es una ilusión. Un lugar en el que supuestamente uno logrará la paz y la felicidad. Eso no existe. No hay un lugar tal. La paz y la felicidad están aquí y ahora. No están en un supuesto mañana, ni en el recuerdo imaginado de un pasado.

El joven que dibuja griffitis en las paredes de sus vecinos, el adolescente que hace culturismo y artes marciales, la joven que gasta el dinero que sus padres no tienen en los últimos complementos que la industria de la moda ponen en su mente, el adulto que se endeuda para comprar un deportivo que pagará durante muchos años, la mujer que se opera una y otra vez... todos ellos tienen en común una cierta búsqueda de un estado mejor, un estado psicológico en el que estarán mejor, más seguros, más realizados, más aceptados por su entorno... todo esto es una ilusión. Tal estado está creado y proyectado por una mente insegura que no se conoce lo suficiente como para entender este tipo de trampa.

La inseguridad del hombre ante el ambiente es lógica. La mayoría de los animales están biológicamente adaptados para sobrevivir en un entorno específico en el que se desarrollan. El águila tiene zarpas y un pico curvado, el conejo unas largas orejas y unas ágiles patas impulsoras, pero el hombre no tiene mucho, en su fisiología, para hacer frente al entorno. No tiene un exoesqueleto que le proteja como a un cangrejo, no es más veloz que un conejo, ni más fuerte que un oso, no tiene la vista de un halcón, ni salta como una rana... el hombre necesita del artificio para sobrevivir y así la cultura es, en cierto modo, una recopilación de conocimientos sobre cómo sobrevivir utilizando el artificio.

Sabemos que moriremos, que somos agua, que nos oxidamos con cada respiración. Vemos como mueren otras personas e imaginamos cual es nuestro destino. ¿Pero qué es lo que muere? Evidentemente el cuerpo perece, se degrada, envejece...

En el proceso de convertirnos en personas, los humanos creamos en nuestras mentes una ilusión. En un proceso artificial nos identificamos con nuestro pasado. Somos nuestra experiencia, aquello que hemos vivido. El conjunto de nuestros recuerdos.

Así, si un día pierdes la memoria dejas de ser tú. Sin tu memoria nada eres. Sí, eres, pero no sabes lo que eres. Eso que deja de ser al perder la memoria es el Yo, la identidad que construyes a lo largo de tu vida y que en nuestra cultura toma un protagonismo principal. Ese Yo que es una creación de tu mente, que es el pasado, se apodera de la mayoría de tus decisiones. No quieres morir... y eso que no quiere morir es una creación de tu mente.

Uno de los mecanismos a través del cual hacemos frente a esta fragilidad es la búsqueda de la seguridad psicológica. Esa búsqueda es algo que atrapa a la mayoría de personas de tu alrededor y posiblemente también a ti. Este proceso nos lanza por el sendero del "llegar a ser": en cierto momento, cuando algo pase, cuando consigas cierto conjunto de cosas, llegarás a ser una persona mejor, más segura y más feliz.

Eso no pasará. Lo que es más probable es que, esta preocupación por llegar a ser te aparte de lo que es, que esta búsqueda de seguridad no te permita disfrutar plenamente de lo que eres ya. Si no descubres que eres perfecto tal como eres, que no llegarás a ser más perfecto que ahora, es probable que te evadas de lo único que puedes vivir que es el aquí y el ahora.

Quizás tu presente no es como a ti te gustaría que fuera, pero eso no significa que no puedas ser feliz en él. No puedes ser feliz en un lugar que no sea el presente porqué vivirás siempre aquí. Jamás llegarás a experimentar lo que es el futuro, el futuro solamente puedes imaginarlo pero tienes que vivirlo como presente.

Ahora estás en el futuro de lo que en su día fue tu vida, pero solamente puedes vivir aquí como en el presente.

Tu pasado no regresará jamás. No es un lugar al que puedas ir... es más bien una ilusión que reconstruyes en tu mente.

Para descubrir lo que eres, tienes que dejar de querer ser una cosa diferente. Eres lo que eres. Mientras quieras ser una cosa distinta estarás huyendo de ti.

Mi propuesta es que te des permiso para descubrir quién eres, y así entender los mecanismos a través de los cuales te haces sufrir.

vC

18 comentarios:

Lisset dijo...

Comparto tu modo de ver la vida, completamente. He perdido muchos años intentando ser lo que no soy, una mejor yo, una Lisset 2.0, la versión mejorada de este yo que nunca terminaba de complacerme y he encontrado la aceptación del yo, mediante decepciones, caídas, golpes... todos ellos, fueron enseñandome que podía con todo eso y más, que esa yo que creía poca cosa, tenía mucho que decir y que hacer y como por arte de magia, con la ayuda de otros que estuvieron a mi lado para darme consejos de vida tan buenos como esos tuyos, salí adelante. Redescubrirme, ha sido en cierta forma, volver a nacer, ver la vida con muchas más posibilidades y en todos los destinos que miro a diario, me veo a mí misma llegando con éxito porque estoy sonriendo y bien acompañada. Fantástica entrada. Espero que me permitas compartirla. Un abrazo.

Kriss dijo...

Enhorabuena Vicens, por esta perfecta síntesis personal!!
Thanks :)

Sandragutiro dijo...

Como siempre me dejas sin palabras y con una sonrisa seguidora q comprende algunas cosas, otras las entiende y otras la confunden. Vicens en q parte de tiempo colocamos esta mecanica de guardar, ahorrar parte de nuestro sueldo si, coincido contigo, lo unico q tenemos es el ahora? Un fuerte abrazo, se te echa de menos.

Uxio dijo...

Hola, Vicens.

Encuentro una incompatibilidad en tus palabras que a ver si me puedes desenmarañar:

Por un lado dices, "si no te gusta tu vida, rediséñala". Por otra parte, "mientras quieras ser una cosa distinta, estarás huyendo de ti"

¿El coste de no conformarse con lo que uno tiene es perderse a uno mismo?

Uxío Fraga

jose vicente dijo...

Uxio,

Yo lo veo de esta forma.

Un cosa es estar a gusto con uno mismo.

Otra cosa es querer añadir o mejorar tus aptitudes para cambiar algunas cosas de tu vida.

Y para estar a gusto con uno mismo no hay que esperar a serlo cuando se haya cumplido una meta. Hay que serlo aquí y ahora, independientemente del resultado.

Nipse dijo...

Yo no estoy muy deacuerdo,como bien dices no puedes vivir en el pasado ni en el futuro, pero creo que si puedes vivir orientado al pasado o al futuro, es decir puedes vivir un presente donde todo lo achacas/valoras/comparas a tu interpretación del pasado y como afecta a tu presente (para mi hay esta la gente que no "cambia" aunque el simple paso del tiempo produzca ya un cambio) o puedes vivir un presente orientado a como te gustaría que fuese tu futuro (aun incluso cuando no puedes predecir tu futuro si puedes imaginar como te gustaría que fuese y caminar hacia allí) vivir el presente no debería (a mi modo de ver) hacerte perder el futuro pues (como tu muchas veces dices) somos lo que hacemos y lo que hacemos hoy (Viernes), nos dará como resultado un, lo que hacemos hoy (Sábado), diferente

Un ejemplo practico: Yo me he puesto a hacer dieta y ejercicio, porque espero en un "futuro" tener mejor salud y bienestar, aunque no lo consiga, esa orientación al futuro no me hace perder o dejar de disfrutar mi presente, para mi "realidad" el cambio si supone un progreso pero la búsqueda de ese cambio no deja que no sea consciente del presente y de mi posición en el momento y el ahora del mismo modo que no me agobio por conseguir el cambio

Vaya ladrillo pero es lo que pienso, vivir un presente sin tener unos objetivos (predecir un futuro) que produzcan un cambio en un presente futuro, simplemente creo que es imposible por el simple paso del tiempo y la conciencia que tenemos de una vida finita

Ahmed Pría dijo...

Hola,
Te he contestado en mi blog, que tu Post me ha inspirado. Añado unas líneas:
"Leo el artículo y reconozco claridad y soltura en el desarrollo del tema, clave para el budismo, el taoísmo y desarrollado hábilmente en el Poder del Ahora de Eckhart Tolle. Y el coach irreverente se pregunta: ¿Eso que dices los sientes de verdad con tu corazón y tus tripas, o es algo... más mental, algo que te gustaría?....

Sigue en.... http://coachingtransformacional.blogspot.com/
Con cariño

Carmenchu dijo...

Muy interesante el libro que estás leyendo ;)

Igual a este post le pueda encajar este que incluyo en forma de enlace y parece ser muy sugerernte:

http://www.cordeliafine.com/a_mind_of_its_own.html

pilar dijo...

:) Hermosa "fotografía"

Concha Barbero de Dompablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Concha Barbero de Dompablo dijo...

Sincronía.
Acabo de escribir en mi twitter:
Iluminarse es deslumbrarse con la belleza del "ahora".

The Coaching Alliance dijo...

Muy buen artículo Vicens, la realidad es que las personas pierden el tiempo en lo que han querido ser, pensando en lo que quieren ser, pero en el presente nada, simplemente pensando en hacer y tener pero nunca en decir quienes son en realidad.
Un abrazo y gracias por compartir tus reflexiones.

Argimiro dijo...

Impresionante... me he sentido como el mas humilde de los alumnos escuchando al maestro. Cuanta sabiduría y con que claridad expuesta. Gracias.

Con tu permiso voy a incluir una referencia en mi blog cienciadelariqueza.com

Jorge dijo...

Grande Vicens!

Vicens Castellano dijo...

Agradezco mucho vuestros comentarios y aportaciones.
Responderé algunas de las cuestiones que reflejan en sendas entradas.
vC

VERONICA dijo...

"El poder del ahora" sin duda.
Lo que pasa es que conozco un montón de gente de esa que quema la visa al máximo y que cuando recibe su sueldo a principio de mes, bualá, desaparece más de la mitad. Y se pasan el día quejandose de que siempre están endeudados, pero cuando le hablas de abandonar la zona roja, te dicen que ellos lo que quieren es vivir "ahora".
Estoy con Uxío, ahí hay una contradicción. Aunque entiendo que el quid de la cuestión es disfrutar del camino, claro que aveces es superdifícil.
Un saludo.

Vero Fénix dijo...

Como siempre, reforzando las ideas que ya conozco, y ayudandome a no olvidarme de ellas, XD.

Hoy comentaban en tv, una frase que dijo john lennon poco antes de morir:

Perdemos tanto tiempo planificando el futuro, que no nos damos cuenta de que ya ha pasado.

Bonito diseño Vicens, me ha encantado.

Giulia Fernandez Avagliano dijo...

Echo de menos ese botoncito del Facebook de "Me gusta" para darle a las entradas del blog y a los comentarios. Y en concreto para Verónica un "me gusta mucho", que llevas dos semanas inspirada.