miércoles, 24 de junio de 2009

@Ponerse corto

Mi nombre es Xavi y resido en Montblanc (Tarragona). Durante el mes de Abril-Mayo, me animé a cursar el curso digital "Sistemas para invertir en bolsa", el cual me ha parecido excelente para tener unos sistemas basados en probabilidades de ganancias en bolsa, sobretodo el sistema de especulación de la "Triangulación".

En el ejemplo que tenéis en el webinario, explicas muy bien el sistema, pero yo que soy de la antigua escuela me pierdo cuando entráis en corto y también ganas. Me explicaré: Cuando entro en bolsa compro "x" acciones a un precio, luego las vendo a otro más alto y fin, pero vosotros interactuáis con el sistema tanto en largo (comprando), como en corto (vendiendo).

Esta ha sido mi única laguna de ignorancia durante el curso. ¿Cómo narices lo hacéis?.
Habláis de contratos, y parece que compres tanto en largo como en corto. ¿Es que quizás utilizáis futuros, warrants , CFD's...?. Quizás mi formación en este sentido no sea suficiente, ya que hoy por hoy, actúo con acciones de Ibex y a secas, tampoco me he puesto en todo lo demás. Pero me ha quedado esta laguna y a ver si me la podrías explicar, te estaré sumamente agradecido.

PD: Envidio la capacidad que tienes de multiplicarte, parece que estés en todos lados, a veces me recuerdas a una divinidad!

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hola Xavi,

Me alegra saber que te ha gustado el curso.

Vamos a por las dudas. Efectivamente, operamos con futuros. Esto es así, entre otras cosas por la facilidad que ofrecen para entrar cortos.

Cuando operas en acciones, sobretodo aquí en España, resulta muy complicado poder vender al mercado, esto es, realizar una operación basada en tu expectativa de que el precio de cierto subyacente descenderá en el futuro.

Para sentar las bases desde el principio:
  • Entramos largos en el mercado cuando compramos con la esperanza de vender a un precio superior.
  • Entramos cortos cuando vendemos algo que no tenemos, para comprarlo cuando esté más barato.
Esto es muy importante de entender, aunque al principio entiendo que a algunas personas les resulte complicado, y es que vender algo que no se tiene no parece razonable... pero en cambio se hace todos los días.

Imagina que alguien está interesado en comprar una nevera. Tú tienes algunos contactos en el sector neveras pero no las fabricas. Esa persona te dice que pagaría 1.000€ por determinado modelo. Tú sabes que dicha nevera la puedes comprar por 900€. Lo que podrías hacer sería venderle la nevera a esa persona, ir a comprarla luego a 900€ y embolsarte la diferencia. No tienes la nevera, pero la puedes vender... luego la compras más barata y ganas. Esto puede servir para entender lo que significa ponerse corto.

La gran ventaja que tiene este tipo de operación es que te permite invertir tu dinero cuando estimas que el precio descenderá... Por ejemplo, yo podría pensar que la cotización en la bolsa de determinada empresa está muy por encima de su valor real, supongamos que cotiza a 100€ la acción. Mi predicción es que bajará de precio y que mañana cotizará a 90€, y yo quiero aprovecharme de esa bajada. ¿Cómo lo hago? Me pongo corto a día de hoy con una acción, y con ello asumo la obligación de vender de dicha entidad en determinada fecha futura, que para nuestro ejemplo será mañana. Así acabo de obligarme a vender una acción de una empresa en el futuro... pero resulta que no la tengo, así que tendré que comprarla para luego cerrar la operación. ¿Cuándo la compraré? Mañana. ¿Por qué? Porqué yo estimo que mañana estarán más baratas.

Sí, ya lo se,... al principio se hace un poco liado,... pero una vez lo has pillado tienes la posibilidad de ganar tanto si el mercado sube como si baja. Esto es interesantísimo.

Si operas con acciones, y tal como decía, además lo haces en España, este tipo de operación no es fácil de realizar: puedes vender al descubierto, ponerte corto, o vender con crédito al mercado (que son distintas formas de decir lo mismo) pero para ello tienes que complicarte la vida.

¿Para qué vas a hacer algo de forma difícil cuando puedes hacerlo de forma fácil? Ahí es donde los contratos de futuros son los reyes absolutos. Ellos te permiten ponerte corto con un click de tu ratón. Click, estás corto, click estás largo. Esta facilidad en la operativa es un punto positivo muy important a su favor.

Espero haber resuelto tu duda.

Sobre lo de parecer una divinidad... no se qué decirte. La verdad es que optimizo mi tiempo, pero te aseguro que tengo que hacer muchas renuncias.

Un fuerte abrazo,

vC

5 comentarios:

Oscar dijo...

Otra posibilidad es adquirir etf´s inversos, a mi me funcionan muy bien.

Miguel Ángel dijo...

Vicens, si no recuerdo mal ¿estábais preparando un curso sobre futuros no?.

Xavi dijo...

Hola a todos, soy Xavi de Montblanc:

Ante todo gracias Vicens por contestar mi duda y aclararme algo más el horizonte, pero como comprenderas los que no hemos tocado el tema de futuros nunca, pues como que da mucho respeto, pero en fin, confio que con vuestra formación y ayuda algún dia lo hagamos. Te comento unas cuestiones de más:
-Antes de empezar a operar y ya bien formaditos ¿Recomendais el nuevo curso sobre futuros?
-A nivel de Hacienda ¿Como tributan las operaciones con futuros?
Seguro que tendré infinidad de preguntas en un futuro, pero espero que entre tú i Juan de Haro nos hagais la vida más feliz!

Atnetamente
Xavi Bella

Isidoro dijo...

Hola,
Me ha llamado mucho la atención lo que comentáis en el nuevo programa de formación en futuros sobre la tributación.
¿Se paga menos a hacienda? ¿No habría que pagar el 18% de las ganancias como se hace con las acciones? ¿Es porque se opera en el mercado USA? ¿Podrías explicarlo con detalle?
Gracias y saludos.

X dijo...

Se paga todo al 18%. Si tienes beneficios, a Hacienda no le importa cómo los has obtenido. Lo que le importa es que tu metiste X euros, y sacaste X+Y, y de Y quiere el 18%.

El problema de ponerse cortos es que te pueden patear del mercado. En el símil de la nevera, imagina que la vendes a 1000€ y llegas a comprarla y resulta que la han subido a 1100€. Tienes que poner 100€ de tu bolsillo. Claro que podrías esperar un par de días a ver si se pone a 900€, o al menos si baja a 1000€ de nuevo y no perder nada.

Pero los brokers no se fían y piden dinero por adelantado, una garantía. Imagina que en este caso decides poner por adelantado 100€ por si sube el precio. Si la nevera sube a 1101€, te quitan los 100€ de la garantía y te quedas sin nada. La nevera se la dan al otro por 1000€, y tú no tienes ni nevera ni los 100€ (estos van para cubrir la diferencia entre los 1101€ y los 1000€ de compra).

Pero esto no es todo. Lo normal en estas operaciones es apalancarse. Sería vender neveras sin tenerlas de 20 en 20, poniendo las mismas garantías de 100€. Si bajan de precio a 900€ podrías ganar 100x20=2000€ en una sola operación! ¿Dónde está el truco? Que los 100€ de garantía ahora te cubren sólo una subida de 5€ por nevera, es decir, si el precio en algún momento toca los 1005€ (un ridículo 0.5%) por nevera, pierdes tus 100€ de garantía, aunque después el precio se desplome a 900€.

Ya nos imaginamos lo que es esto para el corazón: una máquina de matar inversores. Yo que soy inversor largo (el de comprar acciones y mantenerlas), una variación de un 3% arriba o abajo en un día ni me inmuta. Y de estas hay muchísimas. En cambio, jugando apalancado, esta variación se convierte en un 30% ó un 60%.