domingo, 24 de agosto de 2008

Quinta colaboración en Via Lliure

Esta mañana, en el marco del programa de Rac1 Via Lliure, he estado hablando de tener dinero trabajando para nosotros.

Puedes escucharlo aquí (en catalán).

Creo que es muy importante que las personas que quieran mejorar su situación financiera aprendan a manejar su dinero. Es una de las opciones que están en nuestra mano en nuestra sociedad y no hacerlo es perder una oportunidad.

Muchas personas no lo hacen pq sencillamente nunca han pensado seriamente en que eso pueda redundar en su interés. Estas mismas personas tal vez no han tenido en cuenta que si ellos y su pareja se jubilan a los 65 años y viven hasta lo 85, comiendo tres veces al día, a 5€ la comida, van a necesitar poder disponer de 219.000€ una vez jubilados solamente para poder comer.

Otras muchas personas que invertirían no lo hacen pq piensan que es muy peligroso. El desconocimiento es peligroso. No saber lo que se hace es peligroso. Poner nuestro dinero en manos de terceros es peligroso.

Tener dinero trabajando para ti es posible... si estás dispuesto a pagar el precio que reclama. Evidentemente nadie regala nada, ni existen fórmulas secretas que al conocerlas abren tu vida a la abundancia. Lo que existen son las huellas de los que te han precedido. Si conoces los pasos que han seguido aquellos que ya han conseguido lo que tu buscas y te limitas a seguir sus pistas podrás llegar a obtener el mismo tipo de resultados que obtienen ellos. Igual que si sigues los pasos para la elaboración de una tortilla de patatas acabarás por hacer una.

Me hace gracia la gente que dice que su banco le da muy poco interés por su dinero, pero que a la vez muestra muy poco interés por su educación financiera. Si no sabes lo que haces vas a necesitar ponerte en manos de supuestos expertos. Esto siempre te dejará con la duda de no saber si esa otra persona, o entidad actuará a favor de tu mejor interés... o del suyo propio.

Por otro lado aprender a invertir es como aprender un idioma, tocar un instrumento, o conducir un coche. Hay un conjunto de pasos que puedes seguir, pero tienes que seguirlos, no basta con limitarte a leer sobre ellos. Igual que hay una diferencia entre leer sobre natación y nadar, la hay entre leer sobre la bolsa e invertir en ella.

3 comentarios:

pilar dijo...

buenisimo el programa de hoy, de los mas mejores.
La lastima es que no sea mas largo...ojito que se le dedica tiempo en la radio y en la tv a catastrofes, cotilleos y deportes y a esto 30 minutos a la semana... ke pena no poder escucharte mas rato porke se nota con tu entusiasmo al hablar que te quedan muchas cosas en el tintero al final de cada programa y esas cosas las necesitamos escuchar.

Por cierto, vaya mes de Agosto mas prolifico en posts que estamos teniendo, no me lo esperaba y como estoy trabajando mucho cada vez ke entro me encuentro con un monton para leer...vereis cuando lleguen los que se fueron de vacaciones...

Dan dijo...

@Vicens, dices que lo máximo que podemos perder en bolsa es el 100% de la inversión. No estoy de acuerdo. En Bolsa siempre estarás en deuda con el Broker. Así que la perdida será del 100% + las comisiones.

Después comentas el tema de los parking utilizando el método de Kyiosaki, que un tercero pague el parking por ti. Es posible el primer parking pero el segundo, teniendo la deuda del primero lo veo un poco más complejo.
Lo único que veo es q lo pagues al contado o te hagas con un segundo una vez tengas el primero pagado.
Al menos que nos expliques como hacer que el Banco te preste dinero teniendo 3 deudas pendientes. Pq si tienes dinero el método no tiene sentido. Recuerda que aunque otros la pague la deuda sigue siendo tuya :)
¿Podrías aclararnos un poco esto a todos?

Vicens Castellano dijo...

Pilar,
Me alegra que te haya gustado el programa.
;-)

Dan,
Perder el 100% en bolsa es una metáfora. El concepto es que si tienes invertido tu capital en un valor y este se va depreciando lo máximo que puede depreciarse es tu totalidad, es decir, el 100%... pero si se aprecia puede apreciarse hasta el infinito (es otra metáfora), de manera que puede multiplicar su valor por dos, tres, diez, cien, mil...
Entiendo que veas lo del segundo parking más complejo Dan... pero no lo es, te lo aseguro. Es cuestión de técnica, creeme.
En cuanto tenga ocasión os explico como se hace ;-)