domingo, 31 de mayo de 2009

Todo puede ser nuestro maestro

Quiero compartir contigo una historia que me ha parecido muy bonita. Dice así:

Un yogui hindú, desesperado por el silencio de la divinidad, juró un día: -¡Oh, Dios, si no te me apareces en los tres próximos días, dejaré de comer!. Durante los tres días siguientes, pasó una mendiga, luego un loco y, por último, un perro vagabundo. Al cabo del cuarto día, la divinidad se le apareció, y el yogui y exclamó: Ah!... ¡Aquí estás por fin! La divinidad le respondió: -¡Por tres veces he venido a verte y tú no me has reconocido! ¡Yo era la mendiga, el loco y el perro vagabundo! Todo puede ser nuestro maestro. Yo mismo he tenido algunos maestros que me ayudaron a comprender a los seres humanos. Así, uno de mis primeros maestros fue una nevera. Descubrí que ciertos seres están hechos a imagen y semejanza de la nevera. Completamente fríos por fuera, se les encuentra aún más fríos por dentro, cuando se les abre. Otro maestro fue una semilla. Detrás de su aspecto inocente, la semilla está totalmente comprimida, crispada porque contiene un árbol entero. Pues lo mismo sucede con ciertas partes de nosotros que están comprimidas y crispadas y que únicamente piden poder desarrollarse. Mientras esas semillas no están en la tierra, permanecen tensas. Una semilla que no se desarrolla arma un escándalo silencioso. Otro maestro fue el trapo de cocina. ¡Ah, cuál no será su amargura mientras cuelga de forma lamentable! ¡Cuánto le hubiera gustado ser el maravilloso tutú de bailarina! No sabe resignarse a su suerte. Más que servir para limpiar, habría querido ser llamado para más nobles desempeños... Del mismo modo, existen personas a las que no les gusta su trabajo, que se hacen ilusiones sobre sí mismas... He aprendido también de un pollo asado, de una lavadora, etcétera, etcétera...
_________________________________________________

Se trata de un texto escrito por Alejandro Jodorowsky y publicado en el libro La sabiduría de los cuentos... pero quizás lo más bonito de esta historia es cómo llegó a mis manos el texto. Esta semana he estado trabajando en Zaragoza con una familia del programa AdC. Una cosa importante para ellos era experimentar algunos trabajos de los llamados "duros": descargar camiones en un almacén, hacer de pinche en una cocina,... Uno de los trabajos era en una empresa de limpieza, y este texto se lo regalaban al personal para su reflexión. Consideraban que su trabajo era muy penoso y que era bueno enfocarse y estar preparado mentalmente.

4 comentarios:

blackcisne dijo...

cuando tenía 12 años yo quería ser un maestro del ajedrez, sin embargo, nadie en mi familia ni jugaba ni sabía jugar. Mis amigos tampoco eran grandes maestros... ¿qué solución vi? Me compré un libro que enseñaba a jugar. Leí ese y más de treinta libros después y de practicar con un tablero electrónico, ..., llegué a ganar el campeonato de ajedrez de mi instituto. Otra historia. Cuando me compré mi primer PC, en el año 1987, el ordenador apenas si tenía programas. Y los programas que me interesaban, o no existían en castellano o eran muy caros. ¿La solución? Leí muchos libros de programación y comencé a escribir mis propios programas de ordenador para mis necesidades. Cada vez que necesitaba un software para algo, me lo creaba por mí mismo. El resultado? me hice programador de shareware. Otra historia, en el año 1995 tuve una enfermedad. Comencé a leer libros de psiquiatría y psicología hasta hacerme experto en la materia, lo cual me ha dado una visión más serena sobre mi enfermedad. Por otra parte, desde hace cuatro años, estoy leyendo libros de economía, inversión y bolsa. El resultado? pregúntele a hacienda!!! Mis grandes maestros y amigos, que duda cabe, son los libros.

Nietzscheana dijo...

Entiendo perfectamente el mensaje.

la verdad es que en estos momentos en los que escasea el trabajo tienes que mentalizarte para trabajar en cualquier cosa y qué mejor que con este método de APRENDER de TODO, hasta de la situación más catastrófica.
Lo sé por experiencia propia y la verdad es que viendo el lado "bueno" de las cosas "malas", siempre salimos ganando.

Inés dijo...

Me alegra verte de nuevo y tan wapisimo Vicens, mucho mas el comprovar que de una manera u otra intentas ayudar a las personas que se cruzan en tu camino..
Supongo que solo aprende el que quiere aprender!!
Un besazo ;)

David de la O dijo...

... muy interesante el post... Y MUY INTERESANTE EL COMENTARIO DE @BLACKCISNE!!!