domingo, 18 de mayo de 2008

La cuenta de explotación


Una forma muy sencilla de comenzar a ver en qué situación financiera te encuentras consiste en elaborar una relación de todas tus fuentes de ingresos y compararla con todas tus fuentes de gastos. Al documento que recoge esta relación lo llamamos cuenta de explotación.

Tu objetivo será que tus ingresos superen a tus gastos.
Si tus ingresos son iguales a tus gastos estás con el agua al cuello.
Si tus ingresos son menores que tus gastos estás en números rojos.

Es muy útil en la fase incial que identifiques qué ganas y qué gastas cada mes. Comienza con una aproximación y luego ves perfeccionándola.

Las principales fuentes de ingresos son:
  • Sueldo neto, propinas, comisiones, ingresos como autónomo, pagas extras.
  • Dividendos de acciones, fondos de inversión.
  • Devoluciones fiscales.
  • Ingresos por alquiler de un inmueble.
  • Pensiones u otras prestaciones sociales.
  • Devoluciones de préstamos.
  • Otras ganancias como premios.

Sumando todas estas cantidades tendrás los ingresos mensuales.

Los gastos suelen pertenecer a estas familias:
  • Vivienda.
  • Alimentación.
  • Servicios y suministros.
  • Mantenimiento (productos de limpieza, aseo, ferretería)
  • Vestido y complementos.
  • Transportes.
  • Salud.
  • Ocio.
  • Otros gastos (donativos,...)
Haz un cálculo de las cantidades que ingresas y gastas y tendrás tu cuenta de explotación. Esta información te será muy útil para poder ver donde está el problema.

1 comentario:

Jorge dijo...

Vicens cada día estoy más convencido que la gestión de mi dinero tiene que tomar un lugar preferente entre las tareas que realizo cada noche frente al ordenador. He comenzado con la cuenta de explotación de cara al 2009 y me he marcado el propósito (espero cumplirlo y no como muchos que hacemos a fin de año) de mantener el presupuesto de gastos bajo control, y sobre todo anotar aquello que de memoria no veo y que será una cascada de pequeñas cantidad que vuelan de la cartera.