jueves, 22 de mayo de 2008

No quiero privarme


Cuando llega el momento de reducir gastos algunas personas no lo tienen claro... saben que no puede seguir haciendo lo mismo que hasta ahora porqué los resultados que consiguen no son adecuados... y a pesar de ello el privarse de caprichitos les resulta doloroso.

A estas personas les digo que reencuadren la situación: no se trata de dejar de hacer, se trata de hacer otras cosas. Renunciar a pequeños lujos es elegir tener más posibilidades y más opciones mañana. Frenar los gastos impulsivos significa ganar en capacidad de ahorro e inversión. Cortar con los supérfluo ahora para tener más cosas importantes mañana.

Cambia de mentalidad y aprende a elegir a favor de tu mejor interés. Asegúrate que haces lo que te conviene y lo que te abre a tener más posibilidades, más opciones y más capacidad de elección. De esta manera puedes llegar a ver cada renuncia como un paso más en pos de tus objetivos, cada NO COMPRO, como una elección positiva pq te permite avanzar.

Aprender a ahorrar es como hacer dieta: si piensas en lo que estás dejando de comer, en tus renuncias, y asocias dolor a esto vas a aguantar poco pq estarás luchando. Tienes que ser tu mejor aliado. No te des la posibilidad de perder, no renuncies, aprende a ver tus decisiones como mejores elecciones. Sigues eligiendo pero de una manera más favorable para ti.

Cada vez que dices NO a algo que no necesitas, dices SI a tu futuro.

3 comentarios:

Pobrecito ahorrador dijo...

Hace años tuve un traslado de domicilio. Embale mis propiedades (y regale otras muchas) y dado que mi situacion economica no era boyante, y no tenia armarios, apile las cajas acudiendo a ellas cuando necesitaba algo.

Dos años despues (con una situacion economica saneada) me puse a desembalar las cajas y colocar mis enseres.

Me sorprendi del monton de cosas que tenia y no habia necesitado en dos años.

Una recapitulacion me hizo darme cuenta del monton de cosas que habia comprado y que no habia usado nunca, o tan solo esporadicamente.

Desde entonces no compro ningun objeto ni servicio sobre la marcha. Siempre espero al menos tres dias.
En esos dias me pregunto ¿Como he vivido sin ese cacharro hasta hoy? ¿Porque nunca lo he echado de menos? ¿Realmente voy a usar ese objeto? ¿Merece la pena mis XX horas que trabajado para poder comprarmelo la utilidad que le voy a dar?
¿Puedo esperar y comprarlo mas barato en el futuro?

Fijaros que no me privo de nada. Simplemente evito comprar cosas que no me van a resultar utiles (es decir, basura) aunque me las dejen muy economicas.

En resumen: Muchas veces compramos cosas que no necesitamos ni vamos a usar. El marketing, su bajo precio o la "oportunidad irrepetible" nos hacen gastar dinero en cosas inutiles. Comprar estos objetos no te hara mas feliz, pero si mas pobre.

Espero que esta reflexion pueda ayudar a los demas.

Anónimo dijo...

Un ejemplo (inventado) de lo anterior:
Usted va a comprarse un coche y le ofrecen como opcion elevalunas electrico en los asientos traseros.

El precio es economico, nada mas que 900 euros. Una insignificancia al lado de los 20.000 euros del coche. ¿Por que no?

Pero piense que usted ha de trabajar 15 dias para poder pagar estos elevalunas. Piense tambien cuantas veces ha tenido la necesidad de bajar los elevalunas traseros.

Llegara a la conclusion de que prefiere pegarse 15 dias de vacaciones (la mitad de las vacaciones de un año) y darle a la manivela las escasas veces que haya que bajar las ventanillas traseras.

¿De verdad quiere trabajar un mes para tener unas llantas de aluminio que no ve y van a estar llenas de mierda?¿Seguro que un coche de pintura metalizada merece un mes de su trabajo (88 horas de su vida)?

Eso si, si puede no escatime en seguridad (airbag, ABS, etc). Su vida no tiene precio.

jesus dijo...

Ahora que uno se pone a pensar en todas esas cosas que te compras y no usas y la comparas con el tiempo de horas de trabajo que intercambias por ese producto, tu economia te mete un golpe en la cara para hacerte reaccionar; voy a tomar accion con este tema que me ha despertado voy a hacer un inventario de las cosas que tengo y cada cuanto las uso; las cosas utiles las voy a cuidar mucho mas para que no se malogren y no vuelva a gastar en ellas si no es necesario y por supuesto las cosas que uno uso y ocupan espacio en mi casa las regalare o vendere para tener ingresos extras y esos ingresos invertirlos en cosas que en verdad necesite o mejor aun , me generen nuevos ingresos. De nuevo gracias por su tiempo al leer mi comentario Sr.Castellano y hasta una nueva oportunidad